https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Diez asume el reto de frenar la sangría poblacional y hacer un León de oportunidades

José Antonio Diez, nuevo alcalde de León. / Foto:Peio | Vídeo: I. Santos

El nuevo alcalde de León traslada su intención de crear un gobierno de consenso, basado en el diálogo con todas las fuerzas políticas y con la participación de los ciudadanos como «brújula» de su trabajo | Asume el reto de luchar por el empleo y hacer de la migración una «opción voluntaria», reforzar la atención ciudadana y mejorar la atención a los barrios y los servicios municipales básicos

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

José Antonio Diez es ya el nuevo alcalde de León.

No hubo sorpresas en el pleno de investidura y el candidato socialista obtuvo tomó el bastón de mando con los votos de los 10 concejales del PSOE.

Con una gran expectación en el salón de plenos de San Marcelo, abarrotado para la ocasión, Diez asumía el bastón de mando de manos del exalcalde Antonio Silván con el reto y el proyecto para mejorar el presente y el futuro de León.

Tercer alcalde socialista y noveno en Democracia, Diez trasladó su deseo de implantar una nueva forma de hacer política basado en un gobierno con todos y para todos, con grandes consensos para la ciudad y el debate, la escucha y el diálogo como eje de la gestión.

«León es lo que nos une y está, por supuesto, por encima de lo que nos separa. Os ofrezco diálogo, colaboración, responsabilidad, esfuerzo y dedicación plena a la tarea de trabajar para hacer una ciudad mejor, una ciudad en la que todos se sientan representados, escuchados y atendidos«, trasladó Diez a los miembros de la nueva corporación municipla. .

Los ciudadanos, brújula del gobierno

Una escucha que también será permanente en la calle, para que sean los vecinos los guíen la gestión del Ayuntamiento y tejer entre todos un nuevo proyecto de ciudad de futuro.

«Pido la participación de los vecinos de León, el norte que debe guiar nuestras actuaciones y prioridades. Ellos y los valores que definen a los leoneses serán la brújula de este mandato, el servicio a los demás que no entiendo sin honradez, nobleza, solidaridad, equidad y justicia«.

La prioridad del nuevo equipo de gobierno, el empleo. Para ello, Diez se volcará en los sectores estratégicos como las TIC, el turismo, el comercio, la logística y la biofarmacia, para retener y crear empleo y conseguir que la emigración en León sea una «opción voluntaria».

Reivindicación

Durante su discurso de investidura como alcalde, Diez recordó que León requerirá para crecer de la colaboración del resto de las instituciones dado que gran parte de las propuestas que deben regir el futuro de la ciudad pasan por el desarrollo desde otras administraciones.

Y ahí, remarcó, será el más leal colaborador pero, también, el «más intransigente y reivindicativo cuando sea necesario. Nunca como ahora ha sido tan necesaria la contribución de todos, el diálogo y el consenso».

Guante de diálogo que también lanzó a las cinco formaciones que componen el pleno a los que instó a no permanecer aislados ni sordos a una sociedad que cada vez es más exigente y reivindicativa y reclama más puntos de acuerdo y menos disensiones y distracciones.

«En las últimas semanas he repetido mi deseo de implantar una nueva forma de hacer política, un gobierno con todos, con grandes acuerdos y consensos en los grandes proyectos de ciudad que transciendan a la duración de esta corporación».

«Asumimos el reto de intentar acabar con la sangría poblacional que está minando nuestra ciudad y que es, sin duda, el principal problema al que debemos enfrentarnos; de poner fin a las dolorosas cifras de desempleo; de sembrar las bases para mejores condiciones para las empresas y su personal«.

Otro de sus retos será el de difundir el «orgullo» de pertenecer a una ciudad bimilenaria que sigue recordando su legado sin perder de vista ese futuro; «una ciudad que no ha de olvidar nunca su historia única, su pasado, sus características propias, su ubicación estratégica y, por supuesto, el papel que le corresponde en el desarrollo de esta comunidad y de este país».

Dos retos de un programa que, según apuntó, estará vivo y que trabajará por una gestión transparente y que prestará especial atención a los barrios y a los servicios básicos para recuperar la imagen de una ciudad limpia, segura, cómoda y amable.

«Una tarea que no solo nos compete a los miembros de la corporación, se trata de un trabajo en el que hemos de caminar todos unidos y desde mi consideración y admiración con los trabajadores municipales quiero reclamar un esfuerzo más para mejorar los servicios prestados desde el consistorio, en todos los departamentos y áreas».

«Nadie excluido»

Una apuesta por León en la que, según recordó, nadie quedará al margen y por ello aseguró que el trabajo desde los departamentos municipales será exhaustivo para detectar posibilidades y soluciones. «Nadie puede quedar excluido en una ciudad en la que la solidaridad y la justicia social son un eje».

Las personas mayores, la infancia y las personas en riesgo de exclusión serán, según continuó, otro pilar esencial de su trabajo del día a día, dedicando una concejalía exclusiva para las personas mayores que coordinará sus tareas con el gran área asistencial de Bienestar Social.

«La mejor ciudad del mundo»

Por ello, recordó que a partir de este viernes se abren unos meses muy intensos para poder ejecutar los proyectos de mejora para León que requieren el apoyo de todos los leoneses y que contará con una corporación «con experiencia, formación y ganas para trabajar por y para los leoneses».

«Ese fue el contrato que redactamos en un gran proyecto de ciudad y ese el objetivo que nos ponemos para los próximos años», señaló Diez, que se marcó como gran reto final el de lograr una ciudad mejor.

«Hoy mismo comenzaremos en ese trabajo. Con fuerza, dedicación, honestidad e ilusión. Para hacer una ciudad mejor, para hacer una ciudad de la que todos nos sintamos orgullosos y partícipes. Para hacer de León la mejor ciudad del mundo. Viva León«, culminó el ya alcalde de León.

Una hoja de ruta que marcará el futuro de León durante los próximos años cuyo peso recaerá en los 27 ediles que desde este viernes forman parte de la nueva corporación municipal.

La cara B del pleno