Villarroel advierte que Cs será una «dura oposición» y pide hechos «no palabras que ya no me creo»

La cabeza de lista de Ciudadanos califica de ejercicio de «responsabilidad» tras abstenerse en la votación y permitir la investidura de Diez y recuerda que será el PSOE el que decida si entra a formar parte del equipo de gobierno

A.C.
A.C.León

En el Ayuntamiento de León este viernes no se ha vivido un cambio sino un «recambio» en el juego del bipartidismo. Al menos es la visión de Ciudadanos que, representando en sus cuatro ediles, se han abstenido en la votación de elección de alcalde con el único objetivo de facilitar la investidura de la lista más votada.

«Hemos actuado con responsabilidad y sin hipocresías y, por ello, hemos facilitado la investidura de José Antonio Diez, que es cómo deberíamos haber actuado todo y no con la hipocresía de votarse a nuestra propia formación», según señaló su portavoz Gemma Villarroel.

Ahora, continúa, le toca a José Antonio Diez, nuevo alcalde de León, demostrar su responsabilidad demostrando y convirtiendo en hechos las palabras de su discurso que «suena bien pero ya no me creo en nada».

Sobre la colaboración que solicitó Diez, Villarroel aseguró que es el alcalde el que le corresponde tender puentes de diálogo. «Ciudadanos ya ha demostrado hoy que quiere progresar y no paralizar una institución», señaló Vilarroel, que aseguró la entrada o no de Cs en el equipo de gobierno decide del PSOE.

«Cs no va a pedir nada porque solo quiere ponerse al servicio de León y los leoneses. Ahora bien, si quiere que entremos al equipo de gobierno será el alcalde el que deba iniciar las negociaciones porque es una opción que no se valorará hasta que esté encima de la mesa. Igual no sucede porque el alcalde no quiere».

Cordialidad

Ante la valoración de un periodista sobre su frialdad con el nuevo alcalde, Villarroel ha negado la mayor y ha asegurado que existe una mera relación profesional que debe basarse en la cordialidad.

«No deja de ser un trabajo en el que es necesario mantener buenas relaciones con todos para llegar a acuerdos y sacar medidas hacia adelante», señaló Villarroel, que si bien advirtió que Ciudadanos será una «dura oposición» para evitar que León se mantenga en «estado deplorable en el que se encuentra».

Por último, trasladó su rechazo a que el PSOE, tal y como había anunciado Diez, haya optado por un gobierno en minoría al entender que «son pocas personas para sacar una ciudad como León. Es una decisión del PSOE que desde mi punto de vista está equivocada», concluyó.