https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Eduardo Morán apela a la unidad de acción para revitalizar León y recuperar la vida de los pueblos desde la Diputación

Eduardo Morán, con el bsatón de mando de la Diputación de León. / S. Santos

El berciano se pone al frente de la undécima corporación provincia en Democracia ofreciendo trabajo y diálogo para lograr una provincia «dinámica, inclusiva, avanzada, moderna y culta»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Cambio de ciclo en la Diputación de León.

El berciano Eduardo Morán ha asumido este viernes las riendas de la Diputación en un pleno de investidura de la undécima corporación provincial en Democracia.

Un pleno en el que no hubo sorpresas y en el que el socialista obtuvo la mayoría con los 12 votos de la bancada del PSOE y el del diputado de la UPL, Matías Llorente, que presidió la mesa de edad.

El pleno de investidura

Con una gran expectación en el salón de plenos del Palacio de los Guzmanes, Morán asumía el bastón de manos precisamente del leonesista Llorente que le pidió que gobernase para toda la provincia, recordándole que El Bierzo todavía es una comarca de León. «Entendido».

Un guante que recogió un emocionado Morán, que arropado por el calor de un fuerte y cerrado aplauso, trasladó su máximo compromiso de trabajar durante los próximos cuatros años para mejorar la provincia desde la Diputación. «Estoy decidido a revitalizar León».

En este sentido, recordó el empeño de los políticos de proyectar acciones rápido cuando en realidad «recuperar la vida de nuestros pueblos necesita acciones de largo recorrido». Una tarea a la que se dedicará los próximos cuatro años.

Trabajo conjunto

«Ofrezco la dedicación y el trabajo que sean necesarios para revertir esta deriva de despoblación y envejecimiento que arrastra nuestra provincia. Fórmenos un equipo sólido», apuntó Morán, apelando a la unidad de acción de equipo de gobierno y oposición, de funcionarios de la Diputación, de alcaldes, de pedáneos y de empresarios. Porque, según remarcó, «a todos nos une un propósito común».

«Creo no equivocarme que todos los leoneses deseemos una provincia dinámica, inclusiva, avanzada, moderna y culta. Una provincia tan atractiva que nadie quiera dejar y a la que muchos quietan venir. Aún siendo una tarea difícil, creo que es posible».

Por ello, pidió a la oposición, desde su ejercicio firme, la colaboración así como la denuncia de aquellos errores que el equipo de gobierno pueda cometer, con contundencia pero siendo «leal, noble y honesto. Es preciso dignificar la política, admitiendo la imperfección y siendo ejemplo para la ciudadanía».

«Gracias y perdón»

Era el final de su intervención y, sin duda, también el momento más especial y significativo para Eduardo Morán, que no pudo contener la emoción al recordarse de su familia y amigos en el marco de su toma de posesión como presidente de la Diputación de León.

A ellos, les quiso agradecer su ayuda y su apoyo para seguir al frente de la defensa del servicio público pero también les pidió perdón «por los momentos personales que no hemos podido compartir».

«Estoy convencido de esta dedicación y también que el mayor honor siempre merece la pena. Nos espera un trabajo apasionante. Que tengamos suerte en beneficio de nuestra tierra», concluyó Morán, despertando un cerrado aplauso.

Guante que lanzó también a los trabajadores de la institución, de los que destacó su profesionalidad y su amor por la provincia, «ingredientes necesarios para que la Diputación trabaje en ayudar a sus pueblos que están llenos de riqueza y de posibilidades de futuro. Si todos colaboramos, León lo notará».

Importancia «capital» de la Diputación

Un cargo que Morán asume con «gran honor» pero también con una responsabilidad «extraordinaria» y gracias al apoyo y la confianza depositada de los sus compañeros del PSOE y al acuerdo de la UPL que «marcará todo el mandato y nos orientará a la búsqueda permanente de consenso de todos los grupos. Ese debe ser el camino para servir con dignidad a nuestros vecinos».

Haciendo alusión a su papel como alcalde de Camponaraya, Morán quiso resaltar la importancia «capital» de la Diputación de León para la vida de los más de 1.200 pueblos de León.

«La razón de ser de la administración provincia no es otra que mejorar las condiciones de vida de los que por suerte seguimos decidimos a mantener activo el mundo rural, que se encuentra sometido desde hace demasiados años a un proceso de perdida de población, cuya tarea debe centrar nuestros principales esfuerzos».

Pilares

Un objetivo que debe conseguirse desde el conocimiento, teniendo en cuenta que ninguna sociedad avanza sin educación. «Para obtener la excelencia es incuestionable impulsar el I+D desde el ámbito de la Universidad».

Desde el punto de vista turístico, el berciano apunto a la necesidad de aprovechar el tirón de los reconocimientos de la Unesco del Camino de Santiago, de las Médulas, de las siete Reservas de la Biosfera y de León como cuna del Parlamentarismo, añadiendo más riquezas medioambientales y agroalimentarias.

En el ámbito de las comunicaciones y la industria, Morán aseguró que el PSOE ya ha empezado a trabajar en diferentes acciones centradas en el crecimiento de la economía, posando la mirada en Torneros, Villadangos del Páramo y el Corredor Atlántico.

Una agenda en la que además estará la culminación de infraestructuras pendientes como la línea de Feve, la línea férrea a Galicia y la autovía León-Valladolid. Todo ello, remarcó, orientado a hacer de la provincia el nudo fundamental del Noroeste español, «que siempre le ha correspondido geográficamente y no políticamente».

A ello se sumará el desarrollo de las nuevas tecnologías, siendo «prioritario e irrenunciable» impulsar la completa conectividad en el medio rural, en particular en las zonas más remotas y de la montaña. «No podemos perder el tren ni dejar en el andén a quienes no tienen oportunidad estas herramienta».

Seña de identidad leonesa

Una nueva era en la que Morán no se olvidará de las juntas vecinales, las señalas de identidad más características de la provincia, no en vano, remarcó, la provincia cuenta con un tercio del conjunto del país. Una institución que, si bien, lamentó, no han sido tratadas con la atención que se merece y que exigen de un marco normativo estable «que garantice su continuidad y las adapte a los nuevos tiempos»

Además, Morán se comprometió a aplicar criterios de sostenibilidad en cualquier acción de la Diputación, siempre atendiendo a la realidad del cambio climático, así como de igualdad, para dar a las mujeres el reconocimiento que le corresponde y que no han tenido hasta ahora».

Por último, advirtió que se mostrará reivindicativo, asegurando que, donde la Diputación no llegue, «alzaremos la voz para para demandar la colaboración administraciones y empresas», remarcando la necesidad de trabajar al «unísono» en todos y cada uno de los proyectos que se lleven a cabo desde la institución provincial.

Un discurso que Morán finalizó remarcando que desde hoy es un trabajador más de la casa que asume toda la responsabilidad, por ello aseguró que su dedicación será máxima.

«Estaré para todo lo que consideréis. No quiero que esto sea un discurso más porque mi relación con el servicio público me lleva a reflexionar sobre las inmensas posibilidades que tiene la administración provincial para mejorar León. Y por ello, estoy decidido a revitalizar esta provincia».