Pablo Fernández avisa de que el PSOE pasará del «rojo» al «anaranjado» si pacta con Cs en Castilla y León

El secretario general de Podemos Castilla y León y candidato a la Junta, Pablo Fernández, analiza la actualidad política antes del inicio de la campaña electoral para los comicios autonómicos junto a la coportavoz de Podemos-Equo, Pepa Bueno./Chacón
El secretario general de Podemos Castilla y León y candidato a la Junta, Pablo Fernández, analiza la actualidad política antes del inicio de la campaña electoral para los comicios autonómicos junto a la coportavoz de Podemos-Equo, Pepa Bueno. / Chacón

El candidato de Podemos-Equo pide sinceridad a los socialistas a los que acusa de ser un partido «veleta» que dice unas cosas en campaña y otras cuando gobierna

ICAL

El candidato de Podemos-Equo a la Presidencia de la Junta, Pablo Fernández, avisó este jueves de que el PSOE pasará del «rojo» al «anaranjado» si pacta con Ciudadanos para gobernar en Castilla y León, lo que supondrá -dijo- un mero «cambio de chaqueta», de forma que todo «seguirá igual» en la Comunidad, tras tres décadas de ejecutivos del PP. Por ello, pidió al Partido Socialista que sea «sincero» y «franco» y que diga con quien pretende llegar a acuerdos postelectorales.

Pablo Fernández compareció este jueves junto a la coportavoz de Podemos-Equo, Pepa Bueno, en la sede de su partido en Valladolid, unas horas antes de que arranque la campaña de las elecciones autonómicas, que comienza esta medianoche, y que se prolongará hasta el 24 de mayo.

En ese sentido, Pablo Fernández insistió en el que el resto es lograr una movilización elevada, como la lograda en las generales del 28 de abril, e insistió en que su candidatura, que recordó no tienen «mochilas», es la única que garantiza un cambio «real», «auténtico» y «verdadero» en Castilla y León, frente a la posibilidad de que el PSOE alcance un pacto con Ciudadanos para gobernar la Junta en la próxima legislatura.

Fernández, que protagonizará en León esta noche la tradicional pegada de carteles, insistió en que estas elecciones son las «más históricas» y «más importantes» de los últimos 30 años en Castilla y León y añadió que en Podemos-Equo están convencidos de que en esta ocasión el cambio será posible. Para ello, recalcó que su candidatura debe ser una fuerza «decisiva» y «determinante» en las próximas Cortes.

«Un gobierno de PSOE y Ciudadanos no es un gobierno de cambio», dijo Pablo Fernández, quien acusó a Cs de convertirse en la «derecha naranja» por lo que consideró que darán continuidad a las políticas del PP, que han condenado al «exilio», la «precariedad» y la «despoblación» a la Comunidad.

También lanzó críticas a los socialistas, a quienes acusó de bailar 'La Yenka', dando tres pasos a la izquierda y otros tantos a la derecha, una vez pasadas las elecciones, como en su opinión ha demostrado el presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez, quien recordó se había mostrado partidario de formar un ejecutivo con Unidas Podemos. Por ello, recalcó que un pacto PSOE-Cs supondrá «más de lo mismo» en Castilla y León.

El dirigente de Podemos recordó lo ocurrido con las cajas de ahorro de la Comunidad cuando el PSOE tuvo «cuota de poder» en sus órganos, así como la subida del salario mínimo interprofesional, que creció -dijo- mucho más cuando se pactó el incremento con Unidas Podemos que con Cs.

De esta forma, Pablo Fernández remarcó que Podemos-Equo afronta las elecciones con el objetivo de ser una «fuerza de gobierno» y de tomar las riendas de la Comunidad junto al PSOE e Izquierda Unida, que se presenta bajo la marca 'Castilla y León en Marcha'. No obstante, prefirió no hacer «hipótesis» sobre los resultados de los comicios del 26 de mayo, pero sí fue tajante a la hora de sostener que no pactará ni con Ciudadanos, ni con el PP, ni con sus «escisiones».

Programa

El candidato de Podemos-Equo avanzó los cinco ejes del programa electoral que presentan para Castilla y León y que se apoya en la creación de empleo de calidad para fijar población y revertir la pérdida de habitantes de la Comunidad. Para ello, destacó que proponen elevar el presupuesto para I+D+i y redoblar la apuesta por los centros tecnológicos, que señaló han sido desaprovechados por el PP.

Otro de los ejes es situar a Castilla y León en la «vanguardia» de la transición energética justa, para aprovechar el nicho de empleo y actividad que pueden generar el viento, el sol o el agua que atesora España. También se mantiene en su programa la apuesta «inquebrantable» por los autónomos y pymes, con medidas como la ley de segunda oportunidad para reflotar negocios o más ayudas.

También la vivienda forma parte del plan de gobierno de Podemos-Equo, con una reserva del 20 por ciento del mercado para el parque público. También plantea doblar el presupuesto para las ayudas al alquiler en el medio rural. Otra de las medidas es mejorar las infraestructuras que vertebran la Comunidad, como el ferrocarril convencional o las carreteras secundarias.

Además, defiende la necesidad de dar un impulso a los servicios públicos, con la gratuidad de la educación infantil hasta los tres años, que pasaría a ser una competencia de la Consejería de Educación, la gratuidad de los libros de texto y una bajada del 25 por ciento de las tasas universitarias en todas las matrículas. En sanidad, plantean blindar el gasto sanitario en el Estatuto de Autonomía, de forma que represente el ocho por ciento del PIB, así como dar un impulso a la Atención Primaria y al servicio de salud en el medio rural. También propone una gestión pública de la atención residencial para mayores.

Igualmente, Podemos-Equo trabajará para lograr una Castilla y León «mas justa», «más digna» y «mejor», para lo que apuesta por corregir los desequilibrios en una comunidad -dijo- con provincias de «primera, segunda y tercera» categoría. Además, criticó que otros partidos propongan centralizar «todo» en Valladolid como forma de gestión de la Administración autonómica.

Finalmente, la coportavoz de Podemos-Equo, Pepa Bueno, hizo hincapié en que el programa se dirige a las personas, el medio ambiente y la ecología, puesto que los empleos verdes resistieron mejor la crisis y puede ser una de las vías para fijar población. También rechazó la legislación para favorecer la actividad minera o las granjas 'low-cost' y planteó una nueva PAC con medidas para corregir desequilibrios del mercado y un nuevo Programa de Desarrollo Rural, con iniciativas como el Banco de Tierras.

Tiempo electoral