Vestas se reafirma en el cierre de la planta de Villadangos y presentará el ERE extintivo el viernes

Imagen del campamento de los trabajadores de Vestas.

La Fundación Anclaje insta a la multinacional danesa a dotar de actividad Villadangos e influir en la instalación de nuevas empresas en el polígono leonés

a.c.
A.C.León

Vestas cerrará su planta de Villadangos del Páramo. La decisión es irrevocable. No habrá marcha atrás. Y así lo ha vuelto ratificar, por enésima vez, en la reunión mantenida este martes a tres bandas con el Gobierno y la Fundación Anclaje.

Y por ello, no espera más ni retrasa el ERE. Enmarcado en este objetivo, será este viernes cuando Vestas reunirá al comité de empresa para presentar el Expediente de Regulación de Empleo que afectará a los 370 trabajadores que actualmente forman parte de la plantilla.

Un encuentro en el que, como ya hiciera este lunes con la ministra de Industria, los responsables de Vestas han vuelto a mostrar su disposición a iniciar negociaciones para reponer el empleo perdido en otras factorías de España (Ciudad Real y Lugo) así como en el extranjero.

De ahí que sea «agridulce» el balance de una reunión en la que Vestas ha recogido el guante lanzado desde la Fundación Anclaje para estudiar la posibilidad de reponer el empleo perdido con el cierre de la factoría así como la capacidad industrial del polígono de Villadangos.

Concretamente y ante la rotunda negativa de Vestas a mantener la actividad León, la propuesta pasa porque sea la propia multinacional danesa la que incida en otras empresas para que se instalen en Villadangos con nuevos proyectos industriales.

Nuevo tejido industrial

«No nos resignamos a seguir peleando. La decisión unilateral que ha tomado la compañía trae consecuencias de empleos y entendemos que debe ser Vestas la que garantice la creación de ese empleo que va a destruir«, ha señalado Gonzalo Díez, responsable de Industria de CCOO Castilla y León

En esta misma línea, los responsables de Junta, UGT y CCOO han remarcado la necesidad de «que la multinacional danesa sea la que traiga a Villadangos empresas y genere tejido industrial para mantener no sólo el número de empleos sino también la calidad», .

Un planteamiento que desde la dirección de Vestas se han comprometido a estudiar aunque, según han advertido, ha generado pocas esperanzas ante el cúmulo «de falsas verdades que nos han vendido en los últimos meses».

Una nueva reunión que buscaba soluciones a contrarreloj y que de nuevo se ha vuelto a encontrar con la negativa y la postura más rotunda de Vestas, que mantiene inamovible sus planes de dejar atrás León.

Mucho ruido

En caunto a la posbible recolocación en otros centros, los sindicatos consideran que en ningún modo esa posibilidad es la solución adecuada. «Para eso no hacía falta tanto ruido; eso seguramente se negociará dentro del Expediente de Extinción que la empresa ha presentado», señaló el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro Fica-UGT de León, Francisco Romero.

«Si Vestas no quiere seguir, tenemos que exigir que se busquen alternativas, inversores para mantener los puestos de trabajo en Villadangos; para otra cosa, no hacía falta tanto ruido ni movilizar a medio país; buscábamos una alternativa para seguir en Villadangos», subraya.

Con la despoblación en boca de todos los políticos, dice, las instituciones deberían empeñarse en conseguir que el empleo actual de la planta no se pierda. «Nos da igual construir aerogeneradores que fabricar condones; el caso es mantener los puestos aquí», remarcó.

Un encuentro en el que estuvieron presentes el secretario y el director general de Industria, Raúl Blanco y Galo Gutiérrez, así como el viceconsejero de Economía, Carlos Martín Tobalina, y los máximos representantes de CCOO y UGT de Industria en Castilla y León.

Temas

Vestas

Contenido Patrocinado

Fotos