La esperanza se esfuma en Villadangos del Páramo

Factoría de Vestas. /
Factoría de Vestas.

UGT teme que no hay vuelta atrás para el cierre de Vestas y exige a Europa a revisar su política de subvención mientras que CCOO sigue creyendo en la defensa de la factoría

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

La esperanza se esfuma en Villadangos del Páramo. Con contundencia y sin miramientos, Vestas mantiene intacta su intención de cerrar su planta leonesa y de aplicar el ERE para sus 370 trabajadores.

Y así lo trasladó en la reunión que mantuvo la directiva con el Gobierno que, lejos de haber encontrado una solución, ha abierto un frente político, con las acusaciones del Ejecutivo nacional al PP por su defensa al carbón.

Un pulso que califican de «negativo» desde UGT que, en el contexto actual, reclama un frente común para defender la «maltratada provincia de León. Que se tiren los trastos entre el gobierno central y autonómico no es nada bueno», señala Enrique Reguero.

Y entre este tira y afloja, la única disposición de la multinacional danesa es la de negociar alternativas para recolocar a sus trabajadores en otras plantas. Porque si la apuesta por León se finalizó, Vestas ha comprometido seguir invirtiendo en las plantas de Viveiro (Lugo) y Daimiel (Ciudad Real).

Sin embargo, la noticia genera poca o nula credibilidad entre los sindicatos que ven a la danesa como empresa «sin alma y corazón» a la «caza de subvenciones». Es más, Reguero se muestra convencido de que una vez que finalice las subvenciones, extenderá sus planes de cierre a sus otras dos factorías en España.

«La normativa europea debería de cambiar para que a las multinacionales sujetas a subvenciones se las penalice cuando acaban el periodo», asegura Reguero, que incluso va más allá y hablar de expropiación. «A alguna empresa les estaría bien».

Sin embargo, hoy por hoy la vía política parecer ser la única tabla de salvación para la planta de Vestas y por ello la parte social seguirá al frente de la batalla. Y así lo remarcan desde CCOO, donde mantiene intacta su creencia en la defensa. «Haremos todo lo posible hasta el final. Entendemos que estamos a tiempo de retomarlo todo y es necesario seguir luchando», asegura José Carlos Mencía, miembro de la ejecutiva provincial de CCOO.

Por ello, los trabajadores mantienen el campamento permanente a las puertas de la factoría de Vestas mientras se ultima la manifestación de este jueves a la que instan a la sociedad leonesa a sumarse y a luchar por el futuro de la industria de león.

Contenido Patrocinado

Fotos