«No hui de Avilés, fui a León porque allí es donde tengo mi residencia legal»

Allison Oliveira acudiendo ayer a declarar en Avilés./Marieta
Allison Oliveira acudiendo ayer a declarar en Avilés. / Marieta

El brasileño Allison Oliveira ingresa en prisión provisional, comunicada y sin fianza acusado del homicidio de Paloma Barreto

FERNANDO DEL BUSTO | J.F. GALÁNAvilés | León

La titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Avilés declaró ayer el ingreso en prisión provisional sin fianza de Allison Oliveira, de 24 años de edad, en situación irregular en España y acusado del homicidio de la mujer transexual brasileña Paloma Barreto, que el pasado sábado fue hallada sin vida tras haber recibido dieciocho puñaladas en el piso de citas del número 62 de la calle de La Cámara en el que ambos tenían alquiladas sendas habitaciones.

Allison Oliveira mantuvo su inocencia ante al juez, pero su abogada, Laura Riesgo, le había advertido de la posibilidad de la prisión provisional habida cuenta de la falta de arraigo familiar en el país, entre otros elementos. Además, la letrada se enfrenta al secreto de sumario, por lo que no puede apelar en defensa de su patrocinado. «Solo nos dicen que existen argumentos sólidos y pruebas contrastadas. Cuando se levante el secreto de sumario, presentaré un recurso», aseguró ayer.

La estancia de Allison Oliveira en los juzgados avilesinos se alargó durante cinco horas debido a la necesidad de un intérprete para asegurar que comprendía perfectamente todas las preguntas y las respondía adecuadamente. Ante el Juzgado de Instrucción Allison Oliveira negó haber escapado hacia León. Explicó que había acudido a la capital de la provincia vecina ya que en ella tendría fijada su residencia y ahí acudiría a descansar en sus desplazamientos por España en los que ejerce la prostitución en diferentes localidades. Precisamente, hace unos meses, en su estancia en Santiago de Compostela conoció a Paloma Barreto, una mujer transexual también brasileña y que igualmente ofrecía servicios sexuales.

Con destino a otra ciudad

Tanto ante el juez como ante la policía, Allison Oliveira insistió en que había marchado para León para descansar, contradiciendo las primeras declaraciones en las que aseguraba haberse ido de Avilés por miedo, una vez descubierto el cuerpo de Paloma Barreto. Para dar coherencia a este parte de su relato, afirmó que no había visto el cuerpo de la fallecida ni las señales de la agresión en el domicilio. Según indicó su abogada, el detenido se habría marchado el viernes desde Avilés hacia León y el domingo, cuando fue detenido por la Policía Nacional, se desplazaba hacia otra ciudad para seguir trabajando.

Oliveira también rechazó ser pareja sentimental de Paloma Barreto, afirmando que tan sólo mantenían una relación profesional. En su testimonio afirmó que habían alquilado conjuntamente el piso de la calle de La Cámara, aunque tenían dos habitaciones separadas. Cada uno atendía a sus clientes y, aunque existía una relación cordial entre ambos, el imputado niega totalmente que fuesen pareja.

La investigación judicial comenzó el pasado sábado, recayendo en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Avilés, cuyo titular decretó el secreto de sumario. Sin embargo, ayer terminaba la guardia y se iniciaba el turno del Juzgado de Instrucción Número 3. Al ser puesto a disposición judicial por la policía y no responder a una diligencia ordenada por el juez, el detenido debe comparecer ante el Juzgado de Instrucción que se encuentre de guardia.

Una vez que se toma declaración, el juzgado debería inhibirse y trasladar el testimonio al órgano que inició la investigación. También cabe la posibilidad de que solicite recibir toda la causa, aunque parece poco probable. De esta manera, la investigación judicial entra en un paréntesis de varias semanas antes de que el proceso pueda seguir avanzando.

Decretado secreto de sumario

En estos momentos, el mayor escollo es la existencia del secreto de sumario decretado por el Juzgado Número 2 y que ha impedido hasta ahora que la defensa conozca los detalles de las pruebas que incriminan a Allison Oliveira en el crimen. Durante la declaración de ayer, desde el órgano judicial se insistía en que las pruebas «son suficientes».

Una vez que se levante el secreto de sumario, la instrucción deberá aclarar si los hechos merecen la calificación penal de homicidio o asesinato, además de anular los argumentos con los que Oliveira defiende su inocencia. Ello no impidió que durante toda la mañana, el único detenido por la muerte de Paloma Barreto se haya mantenido firme en su última versión de los hechos, negando cualquier relación con el homicidio y defendiendo su inocencia.

Paloma Barreto fue asesinada el pasado viernes, entre las 20 y las 22 horas, según la autopsia posterior. Su cuerpo no se descubrió hasta el sábado y, en menos de 24 horas, el domingo, se detenía a Allison Oliveira en León.