Abierto de Australia

Djokovic se cita con Nadal en la final

Djokovic celebra su triunfo ante Pouille. /Lucy Nicholson (Reuters)
Djokovic celebra su triunfo ante Pouille. / Lucy Nicholson (Reuters)

El serbio apabulla a Pouille y alcanza el duelo decisivo por séptima vez en Melbourne

COLPISA / AFPMELBOURNE

El serbio Novak Djokovic dio un paso más este viernes en su búsqueda del récord de siete títulos en el Abierto de Australia tras barrer al francés Lucas Pouille (28º cabeza de serie) por 6-0, 6-2, 6-2, con lo que pasó a la final que jugará el domingo contra el español Rafael Nadal.

El número uno del ránking mundial cometió sólo cinco errores no forzados y afrontará su duelo número 53 contra Nadal y el octavo en una final de Grand Slam.

«Es definitivamente uno de mis mejores partidos en esta pista», afirmó Djokovic, que logró 24 golpes ganadores y juega su primera final en Australia desde 2016, cuando ganó el título. «Todo funcionó de la forma que imaginé, e incluso mejor», añadió el serbio.

Más información

Djokovic había perdido en cuarta ronda el año pasado en Melbourne, tras haber sido intervenido quirúrgicamente en un codo y estar en baja forma hasta que ganó Wimbledon y su temporada dio un giro positivo. «Era extremadamente improbable hace doce meses que me encontrara donde me encuentro ahora, un año después», afirmó el serbio. «Pero como he dicho en el pasado, siempre tengo mucha confianza en mí mismo, y creo que tener autoestima es algo que es bueno», añadió.

Djokovic estaba fresco contra Pouille porque su rival en cuartos de final, el japonés Kei Nishikori, había abandonado tras 51 minutos de juego. El serbio controló desde el principio el partido contra el francés, quien había necesitado más de tres horas para derrotar al canadiense Milos Raonic en cuartos de final.

Ventaja para Nadal en finales de Grand Slam

En 2012, Djokovic y Nadal disputaron la final más larga de un Grand Slam en el Abierto de Australia, cuando el serbio ganó una épica batalla en cinco sets, tras 5 horas y 53 minutos de juego, por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5/7), 7-5.

Djokovic, en su semifinal número 34 de Grand Slam, necesitó sólo 83 minutos para superar a su habitual compañero de entrenamientos, Pouille, que jugaba su primera semifinal de un torneo grande.

El jueves, Nadal arrasó también en semifinales al joven griego de 20 años Stefanos Tsitsipas, frente al que sólo cedió seis juegos, para ganar en 1 hora y 46 minutos, por 6-2, 6-4, 6-0.

Nadal tiene una ventaja de cuatro victorias y tres derrotas frente a Djokovic en finales de Grand Slam, incluidos sus tres partidos desde aquel duelo maratoniano en el Melbourne Park de hace siete años.

Una victoria para Nadal le convertiría en el primer jugador de la 'era Abierta' en ganar al menos dos veces los cuatro títulos del Grand Slam, mientras que un triunfo de Djokovic permitiría al serbio dejar atrás al suizo Roger Federer y al australiano Roy Emerson, que han ganado seis veces en Australia, y colocarse con un récord de siete trofeos.

Djokovic, que tiene asegurado el número uno mundial en el ránking de la ATP al término del Abierto de Australia, busca su decimoquinto triunfo en un torneo de Grand Slam, en su vigesimocuarta final de un torneo grande, mientras que Nadal tratará de lograr su decimoctava corona en un grande en su vigesimoquinta final.

Djokovic dejó escapar dos sets en sus seis partidos disputados hasta ahora en la presente edición del Abierto de Australia, uno frente al joven canadiense Denis Shapovalov (27º) en tercera ronda, el otro frente a ruso Daniil Medvedev (19º) en octavos de final. Nadal, por su parte, no ha perdido ningún set hasta ahora, lo que no le había pasado nunca en Melbourne.

Desde que recuperó su plenitud física y mental a mediados del año pasado, poco después de haber regresado con el entrenador de todos sus éxitos, el eslovaco Marian Vajda, tras dos años para olvidar, 'Nole' ganó Wimbledon y después el Abierto de los Estados Unidos. Ahora quiere seguir esa racha ante un Nadal que ha vuelto con fuerza tras varios meses lesionado y que busca su segundo título en Melbourne, en su quinta final en Australia, diez años después de haber logrado el triunfo, en 2009.

 

Fotos