PP y Ciudadanos permiten la designación de Maroto como senador autonómico en una polémica votación

De izquierda a derecha, Fran Díaz, Teresa López y Javier Maroto, en las Cortes./Alberto Mingueza
De izquierda a derecha, Fran Díaz, Teresa López y Javier Maroto, en las Cortes. / Alberto Mingueza

El presidente de las Cortes aceptó dos votos dudosos que habrían evitado la elección

Arturo Posada
ARTURO POSADA

Los votos a favor de PP y Ciudadanos han convertido este martes al vitoriano Javier Maroto en nuevo senador autonómico por Castilla y León. El vicesecretario de Organización del PP (sin vinculación anterior con la comunidad) ha sido elegido como miembro de la Cámara Alta, junto con los socialistas Teresa López y Fran Díaz, en una votación conjunta, no exenta de polémica. Ciudadanos se abstuvo en la primera votación, donde no se alcanzó la mayoría absoluta, pero votó a favor en la segunda (donde valía la mayoría simple) y los tres senadores fueron designados con 40 síes, 39 noes, 1 abstención y 1 voto nulo, ya que un procurador o procuradora escribió «a favor» en lugar de «sí» en la papeleta. No fue el único voto irregular. El presidente de la Mesa, Luis Fuentes, tras consultar con el Letrado Mayor, decidió dar por válidas otras dos papeletas donde figuraba la expresión «a favor, sí». Esos dos votos, procedentes de procuradores de Ciudadanos, habrían cambiado el signo del resultado de haberse anulado. La situación era factible y creó algunos momentos de duda en la cámara, ya que en las papeletas solo se podía escribir «sí», «no» o «abstención» para que tuvieran validez. El Letrado Mayor interpretó que debían darse por buenas al aparecer el «sí» y la decisión final correspondió a Luis Fuentes, presidente de las Cortes y procurador de Ciudadanos, que acabó aceptándolas.

Más información

El PSOE ya había anunciado por la mañana que se opondría a la designación de Maroto, aunque ello supusiera votar en contra de sus dos candidatos. Luis Tudanca, líder autonómico de los socialistas, calificó como «un absoluto escándalo» la propuesta del PP. «La ley exige que para ser senador de esta tierra hay que vivir en esta tierra y el señor Maroto no lo hace. Lo que ha hecho es empadronarse en un pueblo de esta comunidad [Sotosalbos, Segovia] en fraude de ley para ser senador de Castilla y León. No podemos tolerarlo», dijo Tudanca por la mañana.

Por su parte, Javier Maroto se deshizo en elogios a «los procuradores del Grupo Popular, empezando por el presidente Mañueco» y «el señor Igea», tras la ajustada votación. «Hoy Paco Igea ha demostrado ser más responsable que todos los socialistas juntos y mira que es difícil porque son un número importante en la cámara», señaló el nuevo senador por designación autonómica del PP. «Ciudadanos no tenía ningún representante en su lista, pero ha entendido lo que supone un acto como este. La actitud del Partido Socialista no era razonable».

Para Maroto «el elemento distorsionante» que se produjo «por primera vez en la historia de Castilla y León» fue «ver a un grupo votando en contra de sus propios senadores autonómicos», en referencia al PSOE. «Lo digo con pena, porque estaban a mi lado y, a pesar de tener otra ideología, ya he empatizado con ellos. Siento el mal trago que sus compañeros les han hecho pasar no una sino dos veces», aseguró Maroto sobre los también designados Teresa López y Fran Díaz.

El nuevo senador autonómico por el PP prefirió no contestar a la pregunta de cómo se puede explicar a los habitantes de la comunidad que se haya optado por una persona como él sin vinculación con Castilla y León. «Me remito a las palabras que mi propio presidente, Pablo Casado, ha mantenido estos días. No lo puedo decir de forma mejor».

Maroto, que no logró escaño por Álava en el Congreso en las pasadas elecciones generales, llega ahora al Senado a través de un subterfugio que permite la ley electoral de Castilla y León. «La percepción de muchos ciudadanos y el desapego que sienten por la política se debe a muchísimas razones, entre otras, ver el espectáculo del Partido Socialista en el día de hoy. También a muchos casos de corrupción de mi partido y de otros. Yo me he fajado en la política diciendo 'no a la corrupción y tolerancia cero'», defendió.

Ciudadanos sí ve inconvenientes en la forma de elegir a los senadores autonómicos y por ello ha propuesto al PP «el cambio de la ley de senadores de Castilla y León para que a partir de esta legislatura sean designados entre los procuradores»

Javier Maroto defendió en su momento que el Condado de Treviño pasase a formar parte del País Vasco y se desgajase de Castilla y León. Preguntado por esta cuestión, Maroto manifestó: «Mi posición en relación a todos los temas del programa de Castilla y León son asumidos por el PP de toda España, en todos los ámbitos, respecto al ordenamiento territorial que existe. En el Parlamento vasco no hemos votado diferente a lo que piensa el Partido Popular».

Para la designación de Javier Maroto resultó fundamental el apoyo que brindó Ciudadanos, socio de gobierno del PP en la Junta. Carlota Amigo, portavoz del grupo parlamentario naranja, consideró que la votación tuvo «intriga hasta el último momento». «En ninguna comunidad autónoma donde se designan senadores Ciudadanos se pone en contra. Ni siquiera lo hicimos con Iceta en Cataluña y es una persona que apoya el indulto de los golpistas y un referéndum. Nos sorprende que el Partido Socialista haya votado en contra de su propia propuesta. Puede que ocurra lo que dice Óscar Puente, que considera que el PSOE manda al Senado a representantes que ya están terminando su vida política. Nosotros, en cambio, consideramos que el Senado es una cámara importante».

Cambio en la ley

Sin embargo, Ciudadanos sí ve inconvenientes en la forma de elegir a los senadores autonómicos y por ello ha propuesto al PP «el cambio de la ley de senadores de Castilla y León para que a partir de esta legislatura sean designados entre los procuradores», según explicó Amigo. «Ya se hacía así antes del 2000 y ese año se modificó. Lo importante es que los ciudadanos hayan podido elegir previamente a esas personas».

Carlota Amigo explicó que el cambio de sentido del voto de Ciudadanos entre la primera y segunda votación (de la abstención se pasó al sí) se debió a que buscaban la «confirmación» de que el Grupo Socialista votaría en contra. «Para nosotros era importante reflejar que Ciudadanos no designaba a ningún senador. No los hemos elegido nosotros, sino los partidos. Queremos que eso cambie», insistió.

Amigo no quiso referirse al caso concreto de Maroto y si era del gusto de Ciudadanos que un político sin vinculación con la comunidad sea ahora senador por Castilla y León. «De personas no se habla. Lo que no nos gusta es la elección indirecta. Al propio Óscar Puente, del PSOE, no le gusta la senadora designada por el Partido Socialista». Además, y preguntada sobre la percepción de la ciudadanía, la portavoz del grupo naranja consideró: «Se cumple la ley. La realidad es que en el año 2000 PSOE, PP y el Grupo Mixto decidieron cambiarlo para que esta situación se pudiera dar. Ciudadanos no estaba entonces. Preguntadles por qué razón decidieron que no fueran elegidos los senadores entre los procuradores».

Carlota Amigo anunció que este viernes Ciudadanos registrará una propuesta para cambiar el sistema de elección de senadores. «Le hemos hecho la oferta al Partido Popular, pero las cosas de palacio van despacio y habrá que negociarlo un poco más. Nuestra idea es que salga adelante y que esto no vuelva a suceder en la próxima legislatura».

Pablo Fernández, líder regional de Podemos y portavoz del Grupo Mixto, consideró que Castilla y León ha vivido «un nuevo bochorno» con la elección de un senador autonómico como Javier Maroto «sin vinculación» con la comunidad y «que ha defendido una política fiscal que supone un agravio comparativo para Castilla y León».

«Hoy Ciudadanos ha abrazado el marxismo... pero el marxismo de los Hermanos Marx. Estos son mis principios y si no les gustan, tengo otros. Y, si no, dos huevos duros. Es patético que Ciudadanos se haya abstenido en la primera votación y a continuación, en menos de dos minutos, haya votado a favor. Esto quiere decir que las tragaderas de Ciudadanos son infinitas, que Ciudadanos es la alfombra naranja y el mayordomo del Partido Popular, y que está para blanquear las peores conductas del PP. Es lamentable que el señor Maroto vaya a representar a esta comunidad. Espero que Ciudadanos no tenga la desvergüenza de volver a mentar los desequilibrios y desigualdades entre los territorios porque ha votado a favor de un señor que aboga por que el País Vasco tenga una fiscalidad diferente a la de Castilla y León. Es el dislate absoluto. No se puede venir a la política a tomar el pelo y reírse de la gente. Ciudadanos no es un partido, es una franquicia», criticó Pablo Fernández.

El PP, a través de su portavoz parlamentario Raúl de la Hoz, defendió la designación de Maroto y cargó contra la postura del Grupo Socialista. «Hemos asistido a una votación ciertamente sorprendente. El PSOE se ha votado en contra de sí mismo. Si no quería que Javier Maroto fuese elegido senador, la fórmula era retirar la candidatura. Han hecho el paripé de votar en contra, sabiendo que serían elegidos sus senadores. No podían retirar la candidatura porque tenían que solucionar el problema interno que tienen con la exalcaldesa de Medina del Campo [Teresa López] y había que darle la patada hacia arriba».

De la Hoz calificó el comportamiento del Partido Socialista como «infantil, soez y, en ocasiones como esta, ridículo». «Hablar de fraude de ley por el hecho de que Javier Maroto sea senador autonómico es desconocer lo que sucedió con otro senador autonómico, Óscar López, que no era residente en Castilla y León, sino en Las Rozas (Madrid), donde sigue residiendo. Sin embargo, fue senador autonómico por la comunidad de Castilla y León tras empadronarse en Riaza, donde algún familiar tenía una vivienda que él no ocupaba. No dijimos nada ni dudamos, en principio, de la defensa que podía hacer Óscar López de los intereses de Castilla y León. Luego comprobamos que no hizo ninguna y en cuanto pudo salió corriendo y se fue al cómodo sillón de la dirección de Paradores Nacionales». De la Hoz recordó que otra socialista, Margarita Robles, es ahora diputada por Ávila y que el PP tampoco puso «ninguna pega», aunque este caso fue elegida en las urnas en las pasadas elecciones generales del 28 de abril.

El portavoz parlamentario popular agradeció «la actitud, responsabilidad y altura de miras de Ciudadanos» y cargó contra el comportamiento de diputados y senadores socialistas en el pasado. «No es defender a Castilla y León apostar por el cierre de la industria de la automoción, ni de las térmicas, ni que no haya una EBAU única, ni defender las cesiones a la Generalitat. Todo eso lo hemos visto y más que lo han hecho los senadores socialistas de Castilla y Léon y de fuera».

Raúl de la Hoz asumió la propuesta de Ciudadanos para «estudiar» la modificación de ley autonómica para designar senadores. «A ello unimos otra propuesta de Ciudadanos que quedó en suspenso la pasada legislatura para hacer otras modificaciones. Nos sentaremos para estudiarlo en profundidad».

Los sindicatos UGT y CC OO consideraron «legal, pero poco ética» la designación de Javier Maroto. «No me gusta que represente a una comunidad alguien que no la conoce», declaró Faustino Temprano, secretario regional de la UGT. Para Vicente Andrés, su homólogo en CC OO, la designación «no se ajusta al espíritu del Senado»y «desvirtúa el papel» de la Cámara Alta.