Barcones insiste en la falta de instrumentos legales para evitar el cierre de Vestas u obligar a la cesión gratuita de las instalaciones

Virginia Barcones, este miércoles en León. / N. Brandón

La delegada del Gobierno pide no generar falsas expectativas y señala que se trabaja para garantizar la capacidad industrial y el empleo a través de un inversor

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

«Sin generar falsas expectativas y siendo eficaces y eficientes en las gestiones». Es la forma de actuar del Gobierno de Pedro Sánchez, con dos ministras implicadas, en el conflicto de Vestas en Villadangos del Páramo.

Así lo ha señalado este miércoles la delegada del Gobierno de Castilla y León, Virginia Barcones, que ha insistido en que desde el Ejecutivo central se está trabajando para evitar que se pierda la unidad productiva y el empleo.

El apunte

Eso sí, no ha querido señalar si encima de la mesa hay algún inversor que pueda garantizar la capacidad productiva en el polígono industrial de León. «Hay cosas que no me corresponden a mí y que tienen otros tiempos».

En este sentido, Barcones aseguró que mantiene comunicación con el Gobierno prácticamente a diario «porque sabemos lo importante que es para León la unidad productiva y que no haya pérdida de empleo. Por ello, seguiremos trabajando para ello».

Sin instrumentos legales

Eso sí, Barcones recordó que hoy por hoy no existen instrumentos legales para que Gobierno o Junta de Castilla y León tengan la potestad de frenar el cierre de Vestas o incluso de obligar a la multinacional danesa a ceder gratis las instalaciones, tal y como reivindican los trabajadores.

Las instituciones, dijo, hacen lo que está en sus manos, que es intentar negociar con la multinacional danesa propietaria de la fábrica o con posibles inversiones interesados en ocupar las instalaciones, si los hubiere. La carencia de normativa al respecto, insistió, hace que la empresa tenga libertad para tomar sus decisiones.

Por ello, remarcó lo importante que es no «generar falsas expectativas porque está en juego el futuro de mucha gente. No tenemos esos instrumentos para evitar que se vayan pero si para que la empresa se sentara con el Gobierno para hablar de cuál va a ser la salida, siempre con el mantenimiento de empleo y la unidad productiva como bandera».