Sánchez: «Lo que estoy haciendo es resolver una crisis de Estado que el PP contribuyó a agravar»

Pedro Sánchez interviene en el acto de presentación del candidato a la alcaldía de Santander. / EFE

El presidente del Gobierno acusa a los populares de deslealtad e insiste en que él respeta la Constitución tras la manifestación de Colón

PAULA DE LAS HERAS y AGENCIASMadrid

Pedro Sánchez ha respondido este domingo, desde un acto de su partido en Cantabria, a los convocantes de la manifestación de Colón, PP, Ciudadanos y Vox. «Nos llaman traidores, se lo han dicho a todos y cada uno de los presidentes del PSOE durante estos 40 años de democracia -ha argumentado-, pero nunca hemos cambiado de posición: siempre con el diálogo y la Constitución, siempre con el diálogo y la legalidad».

Apenas media hora después de que, en Madrid, se hubiera dado lectura al manifiesto en su contra -en una movilización que, según la Delegación del Gobierno ha congregado a 45.000 personas-, Sánchez ha aprovechado la presentación de la candidatura del socialista Pedro Casares a la alcaldía de Santander para reivindicarse y acusar a la oposición de deslealtad.

«Como presidente del Gobierno yo respeto la manifestación pero también digo que están haciendo en contra de una persona que cuando fue líder de la oposición y hubo dos referéndums ilegales, una declaración unilateral de independencia y un 155 (que se tuvo que aplicar para restituir la legalidad) permanecí siempre al lado del Gobierno del PP».

El jefe del Ejecutivo ha rechazado así en varias ocasiones el relato que, de su diálogo con la Generalitat, hacen los tres partidos situados a su derecha y ha defendido la receta puesta en marcha hasta el pasado viernes. «Lo que estoy haciendo, siempre respetando la Constitución, es resolver una crisis de Estado que contribuyó el PP a agravar», ha aducido. «El Gobierno trabaja por la unidad de España y ,trabajar por la unidad de España, significa unir a los españoles y no enfrentarlos como están haciendo las derechas».

A las formaciones independentistas que, si nada cambia, el miércoles tumbarán los Presupuestos y firmarán la sentencia de muerte de la legislatura también les ha dedicado, por otro lado, unas palabras. «Que miren fuera lo que está ocurriendo en el Reino Unido con el Brexit: un referéndum y luego no hay un liderazgo para poder gestionarlo», ha descrito. «La democracia no es un cara o cruz, hay más alternativas y la nuestra es convivencia, convivencia para Cataluña -ha enfatizado- y para España».

«No voy con el fascismo»

Diversos cargos del PSOE también han arremetido este domingo contra PP y Ciudadanos por manifestarse junto a Vox contra la política del Gobierno de Pedro Sánchez hacia Cataluña, y han asegurado que los españoles no se merecen a «esta derecha desleal y desnortada» que con su actitud lleva a «romper España».

A través de las redes sociales, el PSOE y varios dirigentes han lanzado mensajes, con la etiqueta «No voy con el fascismo», para denunciar el comportamiento de los tres partidos que participan en la concentración convocada en la Plaza de Colón con el lema «Por una España unida, ¡elecciones ya!».

«Se rompe España crispando todos los días con mentiras, se rompe España insultando gravemente a un presidente, se rompe España enfrentando territorios por un puñado de votos. Los españoles no se merecen a esta derecha desleal y desnortada», ha afirmado el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil.

El PSOE ha acompañado sus mensajes con una foto en la que aparecen los líderes del PP, Pablo Casado, de Ciudadanos, Albert Rivera, y Vox, Santiago Abascal.

El partido que da apoyo al Gobierno recuerda que cuando un gobierno socialista emprendió el proceso que acabó con ETA y cuando se aprobó el matrimonio homosexual, «las derechas salieron a la calle».

«Hoy, cuando otro gobierno socialista busca soluciones para Cataluña, Casado y Rivera salen a la calle inspirados por Vox», añade el texto del PSOE en su cuenta oficial, donde se recuerda que entre 2004 y 2010, el PP convocó o apoyó trece manifestaciones en contra del Ejecutivo que presidía entonces José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde Ferraz, se recuerdan las palabras que Sánchez pronunció ayer, sábado, en un acto en Barakaldo (Bizkaia) en las que denunciaba que el acto de la Plaza de Colón va a reflejar «una España en blanco y negro que solo proponer dar marcha atrás».

La portavoz socialista en el Parlamento Europeo, Iratxe García, advierte a PP, Cs y Vox que «España no es de su propiedad» y que hay «una España que hoy no está en Colón», la de «hombres y mujeres que creen en la justicia, la libertad, la diversidad y tolerancia».

La líder del PSE, Idoia Mendia, lamenta que quienes «insultaron» al PSOE cuando se derrotó a ETA, vuelvan a hacerlo cuando lo que propone Sánchez es «diálogo y legalidad» para resolver la situación de Cataluña, y el PSC define a Casado como «el líder del trifachito».

«Salen a la calle contra el diálogo, contra la convivencia, contra la pluralidad, contra la España diversa que tanto nos costó construir entre todos», lamenta el exlehendakari Patxi López.

Los «trillizos reaccionarios de Aznar»

El dirigente de Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado que la concentración de este domingo en Colón «no tiene nada que ver con la unidad de España», pero «sí con la unidad de los trillizos reaccionarios de Aznar».

Así lo ha manifestado Echenique en su cuenta de Twitter en un mensaje en el que ha destacado la foto que se han hecho juntos los dirigentes del PP, Pablo Casado, de Ciudadanos, Albert Rivera y de Vox, Santiago Abascal, en la plaza de Colón al término de la concentración convocada para protestar contra la política del Gobierno de Pedro Sánchez en Cataluña.

«Obviamente, la manifestación no tiene nada que ver con la unidad de España (es imposible que unan los que llevan el odio entre españoles en el programa). Pero sí tiene mucho que ver con la unidad de los trillizos reaccionarios de Aznar», ha indicado el dirigente de Podemos.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha animado a Pedro Sánchez a reactivar la agenda social y gestionar «la plurinacionalidad desde el diálogo sin exclusiones, y no desde el poder judicial», para frenar la «contrarrevolución» reaccionaria de «las tres derechas».

Iglesias ha hecho una reflexión desglosada en diez puntos en su cuenta de Twitter destacando que la participación «ha estado por debajo de los deseos de los organizadores y de las expectativas generadas por los medios», pero ha alertado del avance de «la contrarrevolución reaccionaria». «Es un movimiento ideológico profundo en nuestras sociedades. No es solo un fenómeno español del momento», ha añadido.

También ha usado la red social la portavoz de la formación morada en el Congreso, Ione Belarra, quien ha comentado que a pesar de «todo el dinero que tienen, la cobertura mediática y los autobuses gratis, parece que no hay tanta gente dispuesta a defender la odio contra Cataluña y España».

El dirigente de IU, Alberto Garzón, ha calificado de «residuo del pasado» a los que «utilizan el nacionalismo y el odio para enfrentar a unos contra otros».

«Hoy se manifiesta mucha gente que pide que no haya ni diálogo ni negociación para resolver problemas políticos», ha asegurado Garzón, que ha dicho que los manifestantes son «las fuerzas reaccionarias que nunca se fueron».

Por su parte, el portavoz de JxCat en el Parlamento catalán, Albert Batet, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de haber «sucumbido a las presiones para romper el diálogo» con los independentistas y le ha invitado a reanudarlo.

«El diálogo es cosa de valientes», ha dicho Batet a los medios tras participar en el Ayuntamiento de Barcelona en un acto con 400 alcaldes catalanes para expresar su rechazo al juicio del 'procés' que se inicia el próximo día 12.

Más información

 

Fotos