https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg
'Trama Enredadera'

'El Patatero': «Me uní a Ulibarri porque es influyente y a mí no me conoce nadie»

Ángel Luis García 'El Patatero', en una imagen de archivo./
Ángel Luis García 'El Patatero', en una imagen de archivo.

Ángel Luis García, socio de Ulibarri y mano derecha del empresario según se desprende de las grabaciones de la UDEF, asegura que su implicación en la trama a través de las escuchas es la consecuencia de su desbocada imaginación | «El declarante (asegura que) es ajeno a cualquier tipo de negociación que haya hecho Ulibarri con concejales u otros cargos electos», recoge su testifical

J. Calvo | J.L. Barrio | N. Brandón
J. CALVO | J.L. BARRIO | N. BRANDÓNLeón

Angel Luis García Martín se autodefine como un empresario echado hacia adelante, en la vertiente verbal y en la propiamente económica. Él, que tenía una empresa familiar de patatas y de ahí su apodo 'El Patatero', reconoce en la declaración prestada ante el juez en el marco de la 'trama Enredadera' que sus vínculos con otro empresario salpicado en esta causa, José Luis Ulibarri, se trenzaron en 2006.

Las declaraciones

Fue entonces cuando, según consta en la declaración a la que ha tenido acceso leonoticias, entablaron amistad gracias a un amigo común, Adolfo Ares. Tras unos primeros contactos decidieron hacer una empresa común en la que Ulibarri tendría el 60% y él un 40%. «Estuve de acuerdo porque él es un hombre influyente, y a mí no me conoce nadie. Yo el sector ni lo conocía», asegura en la testifical.

'El Patatero' deja entrever que su sociedad con Ulibarri le permitió multiplicar sus contactos y 'enredar', relacionarse con políticos locales y realizar gestiones empresariales que apunta de menor grado. Como ejemplo se reseña que a 'Manolín', alcalde de Villaquilambre, le ofreció el programa Gespol pero que después el alcalde decidió la compra directa a la empresa. «No vi un duro, me pareció fatal», advierte en su declaración.

En su declaración Ángel Luis García reconoce los contactos entre Ulibarri y la ya exalcaldesa de San Andrés, María Eugenia Gancedo, algo que este último empresario negaba en su declaración.

«Digo cosas para quedar bien»

De ese carácter imaginativo da idea una de las frases que 'El Patatero' remarca ante el juez: «A veces digo cosas para quedar bien con Ulibarri».

En su testifical el empresario niega conversaciones con López Benito, Sadat o Silván, salvo en el caso de una ocasión en la que hablaron de la UCAM (Universidad Católica de Murcia). Con su declaración evasiva Ángel Luis trató ante el juez en todo momento de 'quitarse del medio' en este caso. Tampoco reconoce pagos a terceros sino que, como advierte, él tenía «la manía de decir la palabra '6.000' euros». 'El Patatero' asegura que nunca hizo pagos a Sadat Maraña, remarca que todo se lo inventa el exmilitante de Ciudadanos, que no sabe a lo que se refería cuando en las grabaciones explica «hemos puesto dinero encima» y que en el caso de las gestiones para la modificación de pliegos en los parques provinciales de León, un concurso en el que estaría interesado Ulibarri, todo era «un farol» suyo.

Y a ese término, ir de «farol» recurre el declarante. Lo hace cuando asegura que comprometía pagos a terceros, en las reuniones con políticos, en sus propias conversaciones con Ulibarri. Para 'El Patatero' sus declaraciones es un muestrario de «faroles» eso si después de dejar claro que «el que mandaba es Ulibarri».

En su declaración, ahora trabada por 'inocentes' confusiones, 'El Patatero' confunde pliegos con catálogos de empresas, no sabe a qué se refiere cuando se habla de cambiar porcentajes, desconoce cómo se realizan cambios en pliegos, que él se limita a vender el producto Gespol en Castilla y León y que de tarde en tarde se mete en conversaciones dice «venga» cuando en realidad, y según advierte, nada sabe de lo que ocurre.

«Vivo de los ahorros de mi mujer»

La declaración de 'El Patatero' es un muestrario exculpatorio cargado de negaciones. Niega los pagos, niega los pagos que terceros le atribuyen a él tras conversaciones e incluso niega tener dinero alguno hasta asegurar que engaña a su mujer porque ella cree que tiene «40.000 euros» cuando en realidad no es así.

En todo caso, y según consta en el acta de declaración, «el declarante (asegura que) es ajeno a cualquier tipo de negociación que haya hecho Ulibarri con concejales u otros cargos electos» todo ello antes de advertir que «ahora mismo no tiene ingresos y vive de unos ahorros del Banco Popular de su mujer».