Embutidos Rodríguez inicia la regularización de los 'falsos autónomos' y fija a finales de 2019 el cese del contrato con Servicarne

Interior de la planta de Embutidos Rodríguez. /
Interior de la planta de Embutidos Rodríguez.

La cárnica leonesa se muestra sorprendida tras la sentencia por la que Trabajo retirada la licencia a Servicarne, su principal proveedor de mano de obra | El 1 de mayo, dio de alta a los 'falsos cooperativistas' de la sección de Expedición y en junio y julio absorberá la plantilla de Envasado y Congelado

A. CUBILLAS
A. CUBILLASSoto de la Vega

Embutidos Rodríguez avanza en la regularización de la situación de los 400 'falsos autónomos o falsos cooperativas' que operan en su planta leonesa de Soto de la Vega.

Lo hace ajeno al conflicto de Servicarne, su principal proveedor de mano de obra, después de que el Ministerio de Trabajo le haya retirado la licencia para operar al comprobar que ejerce como una empresa pantalla de trabajo asociado.

Más información

En la sentencia, Trabajo determina que Servicarne no ajusta su funcionamiento a las exigencias del Derecho Cooperativo, guardando una apariencia pero no funcionando como tal, utilizando la figura de 'falsos autónomos' para propiciar que las cárnica ahorrasen cotizaciones.

Sentencia que recibía la dirección de Embutidos Rodríguez con «sorpresa», dado que desde el año 1998 mantienen una relación contractual sin que en dicho periodo la Inspección Trabajo hubiese constatado alguna irregularidad.

«Nos ha sorprendido», señalan a leonoticias desde la dirección de la empresa que, si bien, recuerdan que, en cualquier caso, la relación con Servicarne culminará al cierre del actual ejercicio.

Fecha, precisamente, en la que la cárnica leonesa ha fijado culminar la absorción de la totalidad de 'falsos autónomos' de Servicarne y la regularización de su situación laboral con su contratación a través de 'Elaboradores de Productos Cárnicos León', empresa de reciente creación cien por cien con capital de Embutidos Rodríguez.

Inicio de la regularización

De esta forma, los hasta ahora cooperativas de Servicarne pasarían al Régimen General de la Seguridad Social con arreglo al convenio colectivo cárnico. Un proceso que ya ha puesto en marcha Embutidos Rodríguez y del que ya se han beneficiado –desde el 1 de mayo- los siete trabajadores de la sección de Expedición –carga y descarga-.

Una medida a la que se adherirán en junio la veintena de 'falsos autónomos' de la sección de Congelado y, en julio, los 40 de Envasado. En esa fecha, en torno a la mitad del personal que en la actualidad opera en las líneas de producción de la planta de Soto de la Vega -500- sería personal propio de Embutidos Rodríguez.

Planta de Embutidos Rodríguez, en Soto de la Vega.
Planta de Embutidos Rodríguez, en Soto de la Vega.

«El sector cambia y nosotros con él», señala Miguel Rodríguez, responsable de Embutidos Rodríguez, que reconoce que la medida supondrá un impacto económico a la cárnica, por el correspondiente aumento de los costes laborales.

En cualquier caso, advierte, remarcan su firme intención de absorber a la totalidad de falsos autónomos de Servicarne, alcanzando una plantilla propia de medio millar de trabajadores. Al fin de cuentas, cerrar el conflicto abierto es «nuestra prioridad desde Embutidos Rodríguez».

Y por ello, señalan desde la dirección, continúan con las negaciones con la parte social, confiando en «más pronto que tarde» poner punto y final a un conflicto.

Concentración y manifestación

Conflicto que estalló en el mes de enero y que, si bien, mantendrá vivo CCOO. El sindicato prepara una gran concentración a las puertas de la factoría de Embutidos Rodríguez el 9 de mayo, donde se darán cita un millar de sindicalistas llegados de toda Castilla y León y las comunidades limítrofes.

Posteriormente, protagonizarán una manifestación hasta el corazón de La Bañeza, para exigir un empleo de «calidad, con garantía y que dote de estabilidad a los trabajadores».

Es el mensaje que lanzaron tras sacar a la luz la sentencia de Trabajo contra Servicarne, que ponía de manifiesta que las altas y bajas de los cooperativistas se llevaban a cabo conforme a las necesidades de los clientes –cárnicas-, es decir, «cuando lo ordena la dirección de la cooperativa a requerimiento de las empresas».

Una sentencia que, a juicio de CCOO, demuestra la «connivencia» que existía entre Servicarne y Embutidos Rodríguez para «lucrarse a través de mano de obra muy barata y precarizando las condiciones de los trabajadores».