Aznar: «Sánchez es el candidato de los secesionistas, de los golpistas y de los que no condenan a ETA»

El expresidente del Gobierno José María Aznar./EFE
El expresidente del Gobierno José María Aznar. / EFE

El expresidente del Gobierno acusa al independentismo de haber inventado el fascismo en Cataluña

CRISTIAN REINOBarcelona

Dieciséis años llevaba José María Aznar sin participar en un mitin de campaña del PP en Cataluña. 16 años sin pisar suelo catalán en periodo electoral y se ha despachado a gusto, elevando el tono pues Vox aprieta en las encuestas y puede llevarse una buena parte del pastel de los votos de los populares. El expresidente del Gobierno ha irrumpido este viernes por la noche en la campaña de las generales, arropando a la candidata por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, y cargando a diestro y siniestro contra los socialistas y los independentistas. Y además, ha apelado al voto útil en torno al PP, teniendo en cuenta que las encuestas son muy poco favorables para los populares, que de seis diputados en Cataluña podrían quedarse en dos, en detrimento de Vox.

Aznar, el día después de que Cayetana Álvarez de Toledo sufriera un escrache en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), se ha mostrado muy duro con el secesionismo, al que ha acusado de haber inventado el «fascismo» en Cataluña. «Muchos hablan de memoria histórica», ha señalado. «Quien inventó el fascismo fueron los escamots de Estat Catalá y las juventudes de ERC», ha dicho. «No podemos permitir que los golpistas de ayer vuelvan a ser los golpistas de hoy», ha asegurado, trazando un paralelismo entre los hechos de octubre del 34 y los de octubre de 2017. «Esa historia trágica de España no se va a repetir porque estamos en el siglo XXI», ha avisado. Y a su juicio, no se va a repetir porque la España actual es un país democrático y no los Balcanes de la «limpieza étnica». «No vamos a desistir», frente a los que a su entender se dedican a sembrar el odio y el resentimiento y los que saben que solo conseguirán sus objetivos si antes que romper España rompen Cataluña. Aznar ha arremetido contra el independentismo al que ha calificado de xenófobo y supremacista, que alienta la violencia callejera y busca la batasunización de Cataluña.

Pero también ha cargado con todo contra los socialistas. Les ha tachado de «listillos», por no hablar de Cataluña en su programa, aunque ha asegurado que ya han puesto en marcha la cuenta atrás para la autodeterminación. Según Aznar, el problema es que la izquierda ha asimilado todo el programa de los nacionalistas. Así, el expresidente del PP y del Gobierno ha acusado a Pedro Sánchez de ser el candidato de los secesionistas, de los golpistas y de los que no condenan a ETA. Y ha asegurado que si Sánchez continúa en la Moncloa, indultará a los presos y permitirá el derecho de autodeterminación.

Aznar, como Álvarez de Toledo, ha comparado lo ocurrido ayer en la UAB con la kale borroka. El PP, ha dicho el exmandatario popular, sabe muy bien «terriblemente» y dramáticamente» lo que es sufrir acoso, ha señalado en referencia a los años duros del terrorismo en el País Vasco. La candidata del PP por Barcelona, de hecho, ha basado casi toda su intervención, en un hotel de Barcelona y ante un millar de simpatizantes, a los incidentes de ayer en la UAB. «He venido a provocar al totalitarismo en nombre de la libertad», ha señalado.

Casado evoca el «corralito» griego para pedir el voto

NURIA VEGA | Madrid

El discurso de los populares pivota sobre dos ejes, unidad de España y gestión económica. Y los dos llevan a Pablo Casado a alertar sobre los riesgos que, a su juicio, acarrea la continuidad de Pedro Sánchez en la Moncloa: fin de la cohesión y la prosperidad del país. El líder de los conservadores comparó en su primer día de campaña al presidente del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero y recordó los peores momentos de la crisis.

«Tres millones y medio de parados -echó la vista atrás el candidato del PP en un acto empresarial en Oviedo- y un rescate prácticamente seguro que habría hecho bajar las pensiones un 40%, bajar el sueldo a los funcionarios un 30% y reducir a la mitad las prestaciones por desempleo. Dirán, ¿eso es así? Sí, esto pasó con Grecia, por no hablar del corralito, que se iba a los cajeros y sólo se podían sacar 20 euros por día».

No es la primera vez que Casado rememora la situación griega y propone a su partido como antídoto. En julio de 2015 ya dibujó un panorama en el que la alternativa al PP, el de Mariano Rajoy en aquel momento, eran el «corralito» y la «bancarrota». Fuentes populares respaldan ahora, por llegar «directas» al electorado, las advertencias sobre las luces rojas y el coste de los decretos sociales que el Gobierno ha salvado en el Congreso. «Exactamente -concluyó ayer el candidato-, 21.000 millones de euros se ha endeudado simplemente para dar a la manivela de las promesas electorales».

Más información: