Segunda B | Playoff

Cartagena marca el paso de las ilusiones de la Ponferradina

sd-ponferradina-entrenamiento-cartagena
Un entrenamiento de la SD Ponferradina durante esta semana. / SDP

La Deportiva visita Cartagonova (19:30 horas) en busca de un buen resultado que les dé ventaja para solventar la eliminatoria en El Toralín

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

El primer paso ya está dado. Ahora quedan otros dos, repletos de ilusión, alegría y lágrimas - en Ponferrada esperan que de emoción - para que el fútbol profesional regrese a El Bierzo. La SD Ponferradina inicia la segunda ronda del playoff de ascenso con un duelo de alta tensión y nivel ante el Cartagena que se inicia este domingo (19:30 horas) en tierras murcianas.

Más información

No será fácil conquistar Cartagonova. Es un estadio con solera, con una afición caliente y un equipo diseñado para ascender. Pero la Ponferradina también reúne condiciones para acudir al estadio murciano con plena ambición y posibilidades de dar un golpe sobre la mesa ante los 'efesé'.

Los de Bolo no quieren llegar a El Toralín con un resultado que remontar, como sucedió ante la UE Cornellá. Los blanquiazules han aprendido de los errores cometidos en tierras catalanas, donde dieron facilidades a su rival concediendo muchas jugadas a balón parado, principal arma del Cornellá.

El plan de Bolo

Ahora, llegan a Cartagena con una máxima: no permitir a los de Munúa estar cómodos sobre el césped murciano. En su casa, y como ya demostraron ante el Castilla, son un equipo intenso y que sale en los primeros minutos muy fuerte. La Deportiva quiere contener ese arreón inicial y, para ello, Bolo tiene un plan: tener la pelota e ir a buscar el gol desde el principio.

Un buen resultado en Cartagena propiciaría cierta tranquilidad en el cuadro blanquiazul, muy seguro y fiable en El Toralín, donde la afición berciana responderá una vez más en siete días.

Pero el pase de ronda debe comenzar a fraguarse en Cartagena. Ese es el reto y la ambición de la Ponferrradina, que sigue soñando a lo grande y no quiere que la 'efesé' le robe sus ilusiones.