Jornada 7

Combate nulo en otro derbi de trincheras

Saludo entre los jugadores del Atlético y del Real Madrid tras el partido./Reuters
Saludo entre los jugadores del Atlético y del Real Madrid tras el partido. / Reuters

Atlético y Real Madrid firman el cuarto empate en sus cinco últimos duelos ligueros, sujetos sus talentos a las pizarras de Simeone y Zidane

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Atlético y Real Madrid volvieron a anularse en otro derbi de trincheras. Más preocupados de mantener las salvaguardas defensivas que de desatar sus arsenales ofensivos, los eternos rivales de la capital libraron un nuevo combate nulo, el cuarto en las cinco últimas veces que han cruzado guantes en Liga. Las cadenas dominaron de nuevo el día en que Joao Félix y Eden Hazard comprobaron de primera mano que una cosa es despendolarse en pretemporada y otra muy distinta saltar al ring para una pelea con una lucrativa bolsa en juego.

Solidificó su medular Zidane con la entrada de Valverde en lugar de James a fin de equilibrar fuerzas en la zona ancha del campo, allá donde le ganó la partida Simeone en el primero de los nueve derbis que cuentan hasta la fecha en los banquillos. 'El Pajarito' crece a cada partido que pasa, un 'box to box' en ciernes. Apostó el argentino por Vitolo en detrimento de Lemar, pero el canario pasó desapercibido, retirado al descanso para dar paso a Correa por molestias en el muslo. El francés tendría su oportunidad en la última media hora como relevo de Lodi, desdibujados ambos.

El duelo en la sala de máquinas era crucial en un partido al que el Atlético acudió tratando de desarbolar la zaga blanca por los costados, poblando el carril central y pulsando la teórica debilidad madridista por la banda de Trippier, con Nacho a pierna cambiada como oponente.

0 Atlético

Oblak, Trippier, Savic, Giménez, Lodi (Lemar, min. 61), Saúl, Thomas, Vitolo (Correa, min. 46), Koke, Joao Félix (Marcos Llorente, min. 70) y Diego Costa.

0 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Nacho, Casemiro, Kroos, Valverde (Modric, min. 68), Bale, Benzema (Jovic, min. 88) y Hazard (James, min. 77).

Árbitro:
González González (C. Castellanoleonés). Amonestó a Nacho, Varane y Thomas.
Incidencias:
Partido correspondiente a la séptima jornada de Liga, disputado en el Wanda Metropolitano ante 68.032 espectadores. Antes del partido se rindió homenaje a Diego Forlán, exfutbolista del Atlético, en reconocimiento a su trayectoria.

Mejor puesta en escena de los locales, con Joao Félix acariciando el gol en una contra de manual que vino de una pérdida de Hazard, pero el luso cruzó demasiado el remate ante Courtois, sometido de nuevo a escarnio por la que fuera su hinchada en cuanto contactaba con la pelota. Achuchaba el Atlético con una presión asfixiante y velocidad en la salida frente a un Madrid determinado a bajarle las revoluciones al encuentro. El pelotón de Simeone demanda rock and roll pero el batallón de Zidane prefería una sinfonía clásica para activar a Benzema y Hazard. De sus triangulaciones bebía la amenaza visitante en un pleito de pierna dura y encapotado, con más pulsaciones que alharacas futbolísticas.

Hazard galvanizó a su equipo retando y quebrando a Savic tras filtrarle la bola Valverde con la suficiencia del mejor pasador, pero el golpeo del belga no encontró puerta. Domado el arreón inicial del Atlético, el Madrid comenzaba a instalarse en campo ajeno. Bloque compacto y ordenado, casi un calco de su contrincante, a la espera de que Benzema sacase la varita o Hazard encontrase el momento oportuno de lucir su demoledor demarraje.

La abundancia de talento en el carril zurdo del Madrid y la profundidad de Trippier en el bando atlético inclinaban a esa banda un choque con escasa pólvora. Ni un tiro a puerta hasta que Kroos invitó a Oblak a gritar «presente» con un disparo blandito cuando el primer tiempo enfilaba su recta final. Más pimienta llevó un latigazo del alemán tras rechace de Trippier que sí permitió lucirse al esloveno. Courtois, que apenas se había revolcado un par de veces con sendos golpeos desviados de Joao Félix, replicó con una mano providencial a un centro de Trippier que buscaba a Diego Costa en boca de gol. Cada incursión del británico llevaba veneno, máxime con Nacho ya comprometido por una tempranera amarilla.

Más intendencia, pizarra y bronca que fútbol en una primera parte propia de los tiempos que corren en ambos equipos, preocupados unos y otros por blindarse en esta Liga de competencia máxima.

Prietas las líneas antes del intermedio, el cansancio fue abriendo espacios en la segunda parte. Los perseguía el Atlético con balones en largo buscando la espalda de los centrales. Los encontró el Madrid en una incursión de Nacho que despejó el 'green' para que Bale embocase, pero mandó la bola a las nubes. El galés estuvo cumplidor en defensa. Nada más.

Atasco

Acudió Zidane a Modric con afán desatascador. Respondió Simeone metiendo más cemento en el centro del campo alistando a Marcos Llorente por Joao Félix en un cambio que desagradó a su parroquia. Pitos para el Cholo, al que el Metropolitano reclama más valentía. Mas la osadía no responde necesariamente a los nombres sino a la intención, y la del argentino era atenazar al Madrid en la medular para preparar el asedio.

El Madrid, que había bajado un punto en lo físico, se guardaba aún ases en la manga. Carvajal le envió otro caramelo a la testa de Benzema, pero Oblak sacó la capa de superhéroe con una estirada descomunal antes de que Hazard, de más a menos, dejase su puesto a James, el sueño de unas cuantas noches de verano del Cholo. Ni el 'menino' del Atlético ni el crack del Madrid estuvieron a la altura de las expectativas.

Con el partido en el alambre, Diego Costa tuvo la victoria en sus botas tras otra acometida de Trippier. Tocaba ya a rebato el Metropolitano, pero las fuerzas andaban justitas y el choque murió con más corazón que cabeza.