Jornada 7

La polémica pasó de largo

González González muestra la tarjeta amarilla a Nacho./Juan Medina (Reuters)
González González muestra la tarjeta amarilla a Nacho. / Juan Medina (Reuters)

El derbi madrileño fue anodino también en lo arbitral, con apenas debates sobre tarjetas amarillas

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Toda la polémica que le sobró al derbi madrileño de la temporada pasada en el Metropolitano desapareció en el de ayer, saldado con apenas debates menores sobre tarjetas y sin escándalos arbitrales destacados. Y eso que la primera acción discutible llegó a los cuatro minutos, cuando Sergio Ramos frenó en seco a Joao Félix sin que la acción fuese merecedora de la tarjeta a juicio del árbitro, José Luis González González, un debutante en un derbi madrileño, pese a las protestas del público local.

También reclamó tarjeta el Real Madrid en un agarrón de Kieran Trippier sobre Eden Hazard cuando el belga se marchaba en velocidad, sin embargo, fue Nacho el que se llevó la primera amarilla del partido en un pisotón sobre el propio Trippier. Poco más allá de eso. Ni penaltis discutidos como el de Giménez sobre Vinicius, ni goles precedidos de supuestas faltas como el de Griezmann y tampoco tantos anulados como el de Morata, todo ello el año pasado.

En la segunda parte, Raphael Varane vio la segunda amarilla del partido en una acción que recordó y mucho a la que le costó la expulsión a Luka Modric en Vigo en la primera jornada, pues el francés pisó en el talón a Joao Félix en la disputa de un balón. González González saldó la acción con amonestación y el VAR no intervino. De ahí al final, una aplicación discutible de la ventaja en una acción peligrosa del Atlético al contraataque y un posible penalti de Ramos sobre Ángel Correa en una carga del central andaluz al atacante argentino. Esta vez la polémica pasó de largo en el Metropolitano y las aguas fluyeron tranquilas pese al fragor del derbi.