Grupo D I Jornada 2

El ejército del 'Cholo'

Koke y Saúl tratan de detener el avance de Smólov./Reuters
Koke y Saúl tratan de detener el avance de Smólov. / Reuters

El Atlético ganó al Lokomotiv en Moscú con una nueva demostración táctica y de sacrificio en el repliegue defensivo

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Pasan los años, llegan nuevos jugadores, se van otros y se discute más o menos el estilo, pero lo cierto es que el Atlético de Simeone sigue sin perder un ápice de su esencia. Los colchoneros derrotaron 0-2 al Lokomotiv en Moscú y el partido, más allá del primer gol de Joao Félix en la Champions, de una nueva exhibición de Thomas en el centro del campo o de la enésima intervención salvadora de Oblak, dejó para el recuerdo una imagen paradigmática de lo que es el equipo rojiblanco desde que hace ya casi ocho años el 'Cholo' desembarcara a orillas del Manzanares para reflotar un club a la deriva.

Cuando la primera parte agonizaba en la capital rusa con el empate a cero inicial en el marcador, el Lokomotiv salió al contra desde el costado izquierdo de su ataque. La jugada era de máximo riesgo, con sólo dos jugadores atléticos, Lodi y Koke, para desactivar el peligro ruso. Sin embargo, hasta seis futbolistas colchoneros, Giménez, Felipe, Arias, Thomas, Saúl y Costa, iniciaron un repliegue defensivo a velocidad de vértigo, hasta el punto de convertir en apenas seis segundos lo que era un tres contra dos en una jugada perfectamente defendida con hasta ocho hombres y que acabó con un remate forzado de Idowu que se fue a las nubes.

La acción es, además de una exhibición de forma de la que tiene buena culpa el 'Profe' Ortega y sus célebres y temidos métodos de preparación física, el símbolo de un equipo de autor, en el que nadie está exento del trabajo defensivo, como demuestra el hecho de que el delantero centro, Diego Costa, fuese el primero en llegar al área colchonera para contrarrestar el peligro rival. Ni siquiera Griezmann se libraba de este tipo de esfuerzos durante su etapa en el Atlético, pues la intensidad es innegociable con el 'Cholo'. Ahí reside precisamente el secreto del éxito atlético en los últimos años, en la capacidad para convencer a toda una plantilla de una idea y de que es preciso sacrificar el brillo individual en beneficio del éxito colectivo.

El Atlético recorrió casi tres kilómetros y recuperó 15 balones más que el Lokomotiv, al que superó en pases y precisión de los mismos.

Buena prueba de la predisposición del Atlético al esfuerzo la dan los 106,4 kilómetros que completaron el total de los 14 futbolistas rojiblancos que disputaron el partido en el estadio Lokomotiv. Fueron casi tres kilómetros más que el Lokomotiv, que también demostró una alta intensidad pero que no sólo acabó perdiendo en la comparación en términos de distancia recorrida, sino también en otros parámetros como el número de balones recuperados -53 del Atlético por 38 del equipo ruso-, el total de pases -603 en el lado colchonero por los 372 de los moscovitas- o la precisión de los mismos -84% frente a 75%-.