Análisis

Thomas se erige en mariscal del Atlético

Thomas Partey controla un balón ante la presión de Fede Valverde./Juan Medina (Reuters)
Thomas Partey controla un balón ante la presión de Fede Valverde. / Juan Medina (Reuters)

El mediocentro ghanés fue la mejor noticia del derbi para los colchoneros, que también se aferraron al acierto de Oblak ante su inoperancia ofensiva

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Si alguna noticia positiva dejó el derbi madrileño en el seno del Atlético, más allá del acierto de Jan Oblak para sacarle a Karim Benzema un cabezazo que bien pudo haber decantado el duelo en favor del Real Madrid, es la condición de mariscal del centro del campo que Thomas Partey ha adquirido en los últimos tiempos en el equipo de Simeone. El ghanés fue el mejor rojiblanco, dotando al conjunto del Metropolitano de una consistencia fundamental para secar el potencial ofensivo madridista, y se confirma como un fijo junto a Saúl Ñíguez y Koke en una medular en la que ha sido titular excepto ante el Eibar, cuando entró desde el banquillo y fue decisivo con el definitivo 3-2 en el tiempo de descuento, y frente a la Real Sociedad en Anoeta, donde fue baja por lesión y no pudo evitar el naufragio colchonero en la única derrota de la temporada hasta el momento.

El centrocampista africano hace tiempo que dejó de ser sólo ese futbolista potente, de gran despliegue físico, que el 'Cholo' empleaba para tapar ausencias debido a su polivalencia. A Thomas se le llegó a ver de lateral, de pivote defensivo, de centrocampista 'box to box' e incluso en posiciones cercanas al área, y aunque no está claro si rinde mejor en tareas defensivas o como mediocentro llegador, pues tiene gol debido principalmente a su gran disparo de lejos, con su rendimiento y sin estridencias le ha ganado la partida a hombres como Marcos Llorente o Héctor Herrera por un puesto en el once titular colchonero.

«Su partido ha sido fantástico. Nos está dando mucha velocidad en el juego y una salida importante en el inicio de las jugadas», valoró Simeone tras el partido en relación al desempeño del centrocampista ghanés, que se ha ganado a pulso su lugar en el Atlético, al que llegó en el verano de 2012, con 19 años, para jugar en el equipo filial. Desde entonces, sendas cesiones al Mallorca en Segunda y al Almería en Primera y cuatro temporadas de trabajo en la sombra hasta llegar a adquirir galones en el equipo rojiblanco.

Más allá de Thomas, del Atlético destacó una vez más su seguridad. Los rojiblancos concedieron lo mínimo a su eterno rival y cuando lo hicieron allí estaba Oblak, el guardián del arco colchonero, para evitar males mayores. En ataque escasas noticias: Vitolo sufrió antes de dejar su lugar en el césped a Correa por molestias musculares, a Joao Félix se le vieron detalles de su gran calidad pero poco más y Diego Costa sigue sin ver puerta ante su afición.