La Audiencia Nacional paraliza el deslinde de las 674 hectáreas y alarga el litigio fronterizo de Asturias y León

Imagen de la zona afectada por el deslinde. /
Imagen de la zona afectada por el deslinde.

La sala acepta el recurso presentado por el Principado y Somiedo y paraliza la ejecución de la orden ministerial hasta que se resuelva la vía judicial

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

El litigio histórico entre León y Asturias se enquista en la vía judicial. Cuando todo parecía apunta que Cabrillanes recuperaría sus 674 hectáreas de montes, la Audiencia Nacional acuerdo la suspensión hasta que se resuelva la vía judicial la ejecución de una orden ministerial por la que se acordó el deslinde entre el municipio asturiano de Somiedo y el leonés de Cabrillanes.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha adoptado esta medida cautelar en un auto fechado el pasado 3 de julio por el que estima el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la administración regional y el ayuntamiento somedano.

El alcalde de Somiedo, el socialista Belarmino Fernández, ha reconocido a Efe este martes su satisfacción por esta suspensión, especialmente por la importante repercusión económica que puede tener en la localidad de El Puerto, eminentemente ganadera.

Fernández ha explicado que en esta localidad hay 19 ganaderos a título principal y más de un millar de vacas, por lo que la titularidad de estas 674 hectáreas en litigio es muy importante de cara a las subvenciones de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea (UE).

La orden del Ministerio de Política Territorial de 15 de marzo pasado fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 8 de abril, y en la misma se establecía la ejecución de la sentencia emitida en 2012 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que reconocía la propiedad leonesa de las tierras conforme al acta de la Real Ejecutoria de 1788 firmada por Carlos III y contra la que han recurrido desde Asturias.

La Audiencia Nacional resalta en el auto la excepcionalidad de la suspensión que se ha adoptado y para la que se ha tenido en cuenta el «detallado análisis« de los perjuicios derivados de la no suspensión y que hacen referencia, señala, a la afectación por la orden recurrida de los montes proindiviso titularidad de cada uno de los municipios en conflicto.

Sensaciones encontradas

Además, el propio tribunal de la Sección Séptima hace hincapié en el «claro efecto» que tiene en cuanto a las ayudas de la PAC, en un auto contra el que cabe la interposición de un recurso de reposición en el plazo de cinco días.

El alcalde ha reconocido que está «satisfecho« sobre todo porque la suspensión era un trámite «muy difícil de conseguir» y confía que el procedimiento prospere a favor de Somiedo en la vía judicial.

Fernández ha manifestado que en litigio están «muchas hectáreas« de montes comunales propios, pastos de los vecinos de El Puerto de Somiedo que pueden tener una repercusión económica en los compromisos no sólo de los derechos de pastos, sino también de las subvenciones ganaderas en la PAC, en la que se basaron para solicitar esa suspensión.

Lina Freire, la alcaldesa de Cabrillanes, que emprendió en solitario esta batalla en el año 2000 siempre ha defendido que seguirá al frente «peleando por lo que es nuestro».

Carta ejecutoria

Los terrenos que reclamaba y que ahora recupera Cabrillanes forman parte de la localidad de El Puerto, la tradicional 'capital' de verano de los vaqueiros de Somiedo. El origen de estas pretensiones leonesas se encuentran en 1733.

El 19 de agosto de ese año tuvo lugar la firma de un documento -conocido como Reunión de La Cueta-, en la que los habitantes de este emblemático enclave somedano reconocían los derechos de mancomunidad de los vecinos de La Cueta para el aprovechamiento de los pastos hasta el arroyo del Ordial. En ese mismo escrito, los habitantes somedanos también reconocían que esos terrenos formaban parte de los límites de Cabrillanes

En 1788 se lleva a cabo un nuevo deslinde, que también fue favorable para los leoneses. Así lo refleja una Real Carta Ejecutoria dictada por la Real Sala de Valladolid, que establece una línea divisoria entre Somiedo y Cabrillanes que da este municipio de León la titularidad de 802,699 hectáreas en la zona de El Puerto: es decir, donde se incluyen los terrenos que ahora reclama el Ayuntamiento leonés. Un documento que fue ratificado por las partes implicadas.

En el limbo

El conflicto estuvo 'dormido' durante sesenta décadas. Cuando José María Aznar llegó a la Presidencia del Gobierno, León rescató el asunto limítrofe con Asturias. El Ministerio de Administraciones Públicas dictó entonces una sentencia en la que se afirmaba que el deslinde llevado a cabo en 1946 era «erróneo» y asignó a Cabrillanes 128 hectáreas de propiedad somedana.

Una decisión que fue recurrida por el Principado y el Ayuntamiento ante la Audiencia Nacional, que en 2005 dictó un fallo favorable a los intereses leoneses. Entonces se marcó la frontera entre ambas provincias dos kilómetros más al Norte de donde se encontraba anteriormente.

Una primera victoria a la que se suma la que el pasado mes de abril oficializó el Estado, permitiendo a León recuperar los límites que tenía hace dos siglos y recuperar el terreno usurpado por Asturias en 1946».

Sin embargo, en 1882, ambos municipios retoman las negociaciones territoriales. El 1 de julio de ese año se redacta la denominada Acta de Deslinde, en la que se refleja que ninguno de los dos ayuntamientos alcanzaron acuerdo alguno y donde Cabrillanes defendió la misma línea divisoria entre ambos municipios que ahora reclama.

Todo cambió en 1946. Ese año, el Servicio Geográfico del Ejército realizó mediciones que asignaban a Somiedo las hectáreas que venía ocupando Cabrillanes. Es decir, los terrenos que reclama este municipio eran propiedad de Asturias.