Mañueco compromete una educación infantil más barata, más presupuesto en la Universidad y la reducción de las tasas

Mañueco, en la sesión de investidura./Miriam Chacón
Mañueco, en la sesión de investidura. / Miriam Chacón

Desarrollo rural, retención del talento y promoción económica, ejes de la acción del Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco al frente de la Junta de Castilla y León

ICAL

El candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, adelantó que se disminuirá la aportación de los usuarios de educación infantil e incrementar los casos de gratuidad, se incrementará el presupuesto de universidades en torno al 10 por ciento a lo largo de la legislatura, una reducción de las tasas universitarias para estar entre las más económicas de España y un aumento del número de becas, con una línea para apoyar a los estudiantes con mejor expediente. Asimismo, reclamó al Gobierno central una EBAU única y una reforma en el sistema de acceso al profesorado.

Además, comprometió un gobierno que se basará «en el diálogo y el encuentro de ideas moderadas, centradas y liberales» y señaló que pretende ser «un presidente reformista, moderado, centrado en la gente que practique políticas de centro y liberales».

Mañueco insistió en que su idea de emprender un dialogo «sincero y abierto con todos» tanto con las fuerzas políticas, como con sindicatos y empresarios, con la sociedad civil y con las entidades locales, las comunidades autónomas y las instituciones europeas. «Quiero ser el presiden del diálogo, el presidente de la transformación que garantice el impulso definitivo que nuestra región necesita después de esta larga y dura crisis».

Un «gobierno de acción»

El candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se comprometió a «hacer un Gobierno de acción» para afrontar los grandes retos de la Comunidad, entre los que citó el desarrollo rural, la retención del talento y la promoción económia«, que señaló como ejes de la acción de su Ejecutivo con el fín de convertir a Castila y León en »un referente nacional«

«Tenemos una ocasión histórica de convertir entre todos a nuestra tierra en un lugar que ofrezca más oportunidades, especialmente en el mundo rural». Con esta declaración de intenciones, Fernández Mañueco, definió lo que considera «una nueva etapa» de la política autonómica para la que dijo es «ambicioso».

La unidad de España

Entre otras cuestiones, se comprometió como objetivo «prioritario» lograr que Castilla y León ocupe el lugar que le corresponde en España y se comprométió a defender un proyecto nacional «que hoy, por culpa de las ideas de algunos, se encuentran en peligro». En este sentido, concretó que que este nuevo papel de la Comunidad tiene que ver con un tratamiento presupuestario justo y equilibrado de acuerdo con las condiciones y necesidades de esta tierra«. »Si soy presidente con su confianza, nuestro gobierno se pondrá al frente de la defensa de los intereses de España y de Castilla y León. Ningún castellano y leonés con más derechos que cualquier otro español, pero ningún otro español con más derechos que ningún castellano y leonés«.