Los castellanos y leoneses elevan sus salarios un 1,4% en 2018 pero su poder adquisitivo cae un 1,9%

Los castellanos y leoneses elevan sus salarios un 1,4% en 2018 pero su poder adquisitivo cae un 1,9%

El sueldo bruto medio se sitúa en la Comunidad en los 1.495 euros muy alejado de los 1.965 de País Vasco o los 1.956 de Madrid

ical
ICAL León

El salario medio de los castellanos y leoneses se situó en el cuarto trimestre de 2018, en los 1.495 euros brutos al mes, lo que supone un aumento del 1,4 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, frente a una subida en España del 1,1 por ciento, hasta los 1.657 euros. El dato de remuneración mensual en la Comunidad, es el más alto desde diciembre de 2018, según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo.

El estudio de Adecco advierte, no obstante, que si se analiza la inflación y el poder de compra del salario medio de los castellanos y leoneses, la situación «no es tan favorable», ya que se detecta que «se sigue perdiendo poder adquisitivo, aunque de forma más moderada». En este sentido, precisa que si hace un año esa pérdida fue de un dos por ciento, en el análisis actual se sitúa en el 1,9 por ciento, que equivale a 350 euros anuales.

El informe sitúa a la Comunidad, como la décima autonomía con una peor percepción salarial por parte de sus trabajadores, muy por debajo de los primeros puestos del ranking, ocupados por el País Vasco, con 1.965 euros al mes de media, y Madrid, con 1.956.

El Monitor Adecco analiza cinco áreas laborales y concreta que la reducción del número de parados de larga duración vivida el último año en Castilla y León, de 2,3 puntos porcentuales, hasta constituir el colectivo el 35,1 por ciento del total de desempleados, «contribuyó al aumento de la proporción» de desempleados con prestación por desempleo, hasta un 62,3 por ciento con subsidio, con un alza en siete puntos. Al mismo tiempo, el documento constata que se incrementó la siniestralidad laboral, con un aumento del 6,9 por ciento interanual.

Adecco también incide en que a finales de año se habían creado en Castilla y León 25.000 puestos de trabajo, con una subida del 2,6 por ciento interanual. De ellos, 18.500 fueron empleos de cualificación media o baja, que crecieron un 2,7 por ciento; mientras que los restantes 6.500 correspondieron a puestos de alta cualificación, que se elevaron un 2,4 por ciento.

El monitor también revela que la proporción de ocupados a tiempo parcial era a finales del año pasado, de un 15,5 por ciento en Castilla y León, que aleja a la autonomía de los países más avanzados de la UE, donde «la importancia del empleo a tiempo parcial es mayor, potenciando las posibilidades de conciliación». En este sentido, recuerda que en Holanda, la mitad de la población trabaja a tiempo parcial, mientras que lo haca uno de cada cuatro en países como Austria, Alemania, Reino Unido o Dinamarca. La media de la UE es un 20,2 por ciento y la de España, un 14,6 por ciento.

Asimismo, el documento recogido por Ical, incide en que en Castilla y León, el teletrabajo beneficia al ocho por ciento del total de ocupados, cuatro décimas más que un año antes y la quinta mayor proporción entre las autonomías. En concreto, son 79.000 trabajadores los que acceden a la posibilidad del teletrabajo en la Comunidad, es decir, uno de cada 12.

Por último, el análisis del mercado laboral constata que Castilla y León fue una de las tres autonomías que vio aumentar su número de huelgas, con un incremento anual de un 54 por ciento, el mayor del país, que elevó su número de conflictos a 13,3 cada 100.000 empresas.

Todos estos datos arrojan un aumento del Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo en la Comunidad del 5,2 por ciento en 2018 respecto a 2017, hasta los 5,8 puntos, su nota más alta desde septiembre de 2009, que mantiene a la Comunidad, como la novena mejor para trabajar en España.