Leonoticias

El llionés se abre paso en el seno de San Isidoro

  • Luis Mariano Santos concluye su intervención asegurando que con la Región Leonesa «La Junta siempre llega tarde»

Muy reivindicativo y hablando en llionés, Luis Mariano Santos, procurador del Grupo Mixto, ha aprovechado su turno de palabra en el pleno de la Cortes de Castilla y León celebrado en San Isidoro para denunciar el agravio de la Junta de Castilla y León con la Región Lenesa «con la que siempre llegan tarde».

Una sesión plenaria que, según recordó, coincide en la fecha con la gran manifestación del 4 de mayo por la autonomía de León y en la que quiso reconocer la labor del Procurado del Común teniendo en cuenta que ha recibido el doble de las quejas y debe abordar las problemáticas de una comunidad «desafortunada».

Pero si a alguien quiso agradecer su asistencia el procurador leonesista su asistencia a este pleno fue a los decenas de manifestantes que se agolparon a las puertas de la Real Colegiata así como al minero y al ganadero a los que invitaron los representantes de la UPL «porque son los que realmente están sufriendo».

Centrándose en las quejas presentadas por el Procurador del Común, Santos destacó la «vergonzosa» aparición de gorgojos en los comedores escolares que, según lamentó, terminó con una simple multita o tirón de orejas.

Asimismo, destacó las quejas en materia de Educación y puso de ejemplo la situación del centro de los Adiles de Villaobispo de las Regueras "donde la Junta demuestra que priorizar es que los alumnos estén en barrancones mientras la Fundación Villalar lleva gastados 13 millones en estos años".

En la misma línea, destacó la «incapacidad» que la Junta de Castilla y León ha demostrado para mantener vivo el patrimonio de León, como se puede ver el Castillo del Cea, o para dar solución a la falta de una red de parques comarcales de bomberos en una provincia «que cada día se levanta con debates vacíos y demostrando que en León llegan siempre tarde».

Una intervención que el procurador terminó en llionés porque, según recordó, hubiera sido oportuno que toda ella hubiera sido en la lengua de esta tierra y que «no hay nada más deleznable que el olvido, que es una segunda muerte a la que temen los espíritus más que a la primera. Sin embargo, la falta de educación haría imposible que me entendiesen porque siempre llegan tarde cuanto se trata de la Región Leonesa».