Tres de cada diez contagiados por el ébola en la República Democrática del Congo son niños

Enfermera suministra una vacuna contra el ébola en un centro de la ciudad congoleña de Goma. /REUTERS
Enfermera suministra una vacuna contra el ébola en un centro de la ciudad congoleña de Goma. / REUTERS

Unicef destaca que el brote, que cumplirá un año en agosto, es el más letal en la historia del país y el segundo del mundo

EFEKinshasa

El Fondo de la ONU para la Infancia, Unicef, advirtió este martes de que tres de cada diez pacientes de la epidemia de ébola en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) son niños y alertó de que para paliar la situación de vulnerabilidad de la infancia se necesitan triplicar los recursos disponibles.

En concreto, de los 2.671 casos confirmados de ébola en las provincias congoleñas de Kivu del Norte e Ituri, 718 son niños y más de la mitad de estos son menores de 5 años, según informó el especialista en salud de Unicef, Jerome Pfaffman, tras haber estado desplazado en la zona afectada. «Los colegas y las comunidades están luchando contra la epidemia sin descanso, pero necesitamos desesperadamente el apoyo de la comunidad internacional», según asegura en un comunicado.

Unicef calcula que necesitaría triplicar su presupuesto para poder enfrentarse a esta crisis, que incluye tanto la respuesta sanitaria como todo el programa de ayuda social y humanitario general.

La guerra, otra complicación

Además del ébola, la población de Kivu del Norte y de Ituri se enfrenta a un gran brote de sarampión y a una situación de seguridad muy precaria, ya que en la zona actúan más de un centenar de grupos armados. Se trata, de hecho, de la primera vez que el ébola afecta a una zona en conflicto. «En Ituri, más o menos la mitad de los centros sanitarios han sido dañados o destrozados por combates en los últimos dos años. Y hay un desplazamiento masivo», informó Pfaffman.

Este brote -el más letal de RDC y el segundo peor del mundo tras la epidemia en África Occidental de 2014, en la que fallecieron más de 11.000 personas-, cumplirá un año el próximo 1 de agosto.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90% si no es tratado a tiempo.