'El Prenda', sin poder optar en la cárcel a un taller contra los abusos sexuales por falta de plazas

José Ángel Prenda, en una de sus repetidas visitas a los juzgados de Sevilla./Efe
José Ángel Prenda, en una de sus repetidas visitas a los juzgados de Sevilla. / Efe

El líder de La Manada cumple la condena de quince años en una celda del módulo 'de respeto' de Puerto III, acompañado de un preso de confianza

M. ALMAGROCádiz

José Ángel Prenda Martínez, uno de los miembros de la Manada, condenados a quince años por un delito continuado de violación a una joven en los sanfermines de 2016, ya cumple la pena que se le ha impuesto en El Puerto de Santa María, concretamente, en el centro penitenciario de máxima seguridad de Puerto III. Y es en esta prisión donde 'El Prenda', conocido también en su entorno como Joselito 'El Gordo' y considerado el líder de la famosa Manada, se ha quedado sin poder optar –aunque lo pretendiera– a uno de los talleres sociales que se ofrecen a los reclusos de esta prisión porque, cuando ha ingresado, ya estaba cubierto el cupo.

Se trata justamente del taller que se ofrece a los internos sobre la violencia de género y abusos sexuales y que de impartirlo, en un futuro, le podría reportar algún tipo de beneficio penitenciario. Sin embargo, según ha podido saber este periódico, José Ángel Prenda no lo podrá hacer, al menos este año, porque, sencillamente, ya está empezado y no hay plazas disponibles.

'El Prenda' ingresó en Puerto III el 22 de agosto pasado después de que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias tomara la decisión de su traslado tras la propuesta realizada por la junta de tratamiento de la cárcel de Sevilla I, donde permanecía junto al resto de condenados por este mismo caso desde junio cuando fueron arrestados después de que el Tribunal Supremo dictara la última resolución contra ellos.

Protocolo antisuicidio

Desde que entró en Puerto III, 'El Prenda' permanece en el módulo once, una de las áreas denominadas 'de respeto' y desde cuatro días después de su ingreso está acompañado por otro recluso en la celda que ocupa ya que, debido a sus circunstancias, se le aplicó el protocolo de prevención de suicidio (PPS), como ya se le había asignado también en Sevilla.

Según han relatado a este medio algunas fuentes consultadas, la actitud del líder de La Manada en prisión está siendo «la normal», relacionándose con varios internos de su mismo módulo con los que sale al patio y acudiendo al economato a comprar. Además, y a pesar de la gran magnitud social y mediática que tomó el asunto que le ha llevado a estar entre rejas, la presencia de José Ángel Prenda en Puerto III «está pasando bastante desapercibida» para el resto de reclusos, y no ha tenido «ningún problema».

Por otro lado, en las semanas que lleva recluido en esta cárcel portuense ha recibido las visitas propias y vis a vis de familiares y amigos.

Permisos

En cuanto al tiempo que estará privado de libertad y tomando de referencia la fecha de su ingreso, no podrá pedir el primer permiso hasta que no cumpla la primera cuarta parte de la condena, es decir, hasta el 2 de abril de 2021. Mientras que la libertad condicional (tres cuartas partes de la pena impuesta) solo se le podrá conceder a partir de septiembre de 2028, -si se sigue estrictamente los baremos que dicta el reglamento-. La condena total la cumpliría en 2032.

Como se recordará, el Tribunal Supremo elevó de 9 a 15 años de prisión la pena contra los cinco miembros de La Manada al sentenciar que cometieron un delito continuado de violación a una joven en los sanfermines de 2016 y no un abuso sexual, como dictaminaron dos tribunales anteriores.

Cada miembro del grupo se encuentra en una cárcel diferente después de que hayan sido todos trasladados a excepción del exguardia civil Antonio Manuel Guerrero quien sigue en Sevilla I. El militar Alfonso Jesús Cabezuelo se encuentra en la de Topas (Salamanca); Ángel Boza cumple condena en la de Albolote (Granada) y Jesús Escudero en Huelva.