El gran invierno catalán

La estación de Boí Taull, cubierta por la nieve, en este inicio de temporada/Boí Taull
La estación de Boí Taull, cubierta por la nieve, en este inicio de temporada / Boí Taull

Las estaciones de la zona continuar disfrutando tras vivir un comienzo de temporada espectacular

JUANJO GONZALOMADRID

Ya son más de 2 meses completos, y en las pistas catalanas no se cansan de ver la nieve. Mientras otras zonas languidecían durante el complejo mes de diciembre, el Pirineo Catalán disfrutaba de unas condiciones envidiables en el resto del país. Cuando el frío apenas había recorrido una pequeña parte de España, prestaciones ya gozaban de un gran estado. Una atracción para el gran público, pues en Aragón apenas Cerler era la alternativa.

Iniciado el 2019 y tras un mes en el que la climatología ha cambiado positivamente para las pistas de esquí, Baqueira Beret sigue reinando en cuanto a condiciones. Este fin de semana serán 160 los kilómetros que presente con unos espesores que superan con creces los 100 centímetros de nieve-polvo. Ahora que otras zonas también viven un buen estado de forma, en Cataluña siguen creciendo.

La estación de La Molina es otra de las beneficiadas por el estado de sus pistas
La estación de La Molina es otra de las beneficiadas por el estado de sus pistas / La Molina

No solo Baqueira puede presumir, pues Masella ha alcanzado los 71 kilómetros. Los trazados gerundenses, famosos, entre otras cosas, por la posibilidad de surcarlos también por la noche, prácticamente alcanzan el metro y medio de espesor máximo. Algo similar a lo que presenta su vecina, La Molina, con quien forma el dominio Alp2500. En este centro son 53 los kilómetros que actualmente permiten disfrutar de una maravillosa jornada repleta de nieve.

La coqueta Boí Taull es otra de las que acostumbra a dar buenas noticias. En su entorno se ha sumado un total de 60 cm de nieve fresca en las últimas 24 horas. Las cotas más altas ya cuentan con unos espesores de 160 centímetros, y durante el fin de semana las jornadas de oro blanco prometen estar acompañadas de nubes, pero también de sol. El invierno catalán sigue dando que hablar.

 

Fotos