Vestas oferta un 25% de subida salarial para reanudar la producción, finalizar las máquinas y dar salida al stock

Campamento permanente de Vestas. /leonoticias
Campamento permanente de Vestas. / leonoticias

La plantilla rechaza de lleno la propuesta, mantiene vivo el campamento para evitar la salida de material y anuncia su participación en la manifestación del miércoles 19 a favor de León, «a favor del futuro de León»

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Inamovible y sin dar un paso atrás. Vestas insiste en poner punto y final a su trayectoria en León. La fecha prevista, el 31 de diciembre y ni la presión de Gobierno y Junta ni la oposición frontal de la parte social han sido suficientes para frenar sus intenciones de cierre.

Sin embargo, en su hoja de ruta, la multinacional danesa se ha encontrado con un escollo importante y, hasta la fecha, difícil de salvar: la lucha incansable de sus trabajadores. De día y de noche, las 24 horas.

La huelga en la que está inmersa la plantilla desde el pasado mes de julio mantiene bloqueada la producción, a lo que se suma la imposibilidad de sacar material de la planta de Villadangos como consecuencia del campamento permanente que protagonizan sus trabajadores.

Es su principal arma en la batalla del David contra Golliat, la única carta con la que jugar una partida en la que su único objetivo es evitar perder su puesto de trabajo y, en consecuencia, el mantenimiento de la actividad de Vestas en Villadangos.

Pese a todo, Vestas no se da por vencida. Su último ofrecimiento pasa por el incremento del 25% del salario a aquellos trabajadores que se incorporen a su puesto de trabajo para dar salida al material en stock así como culminar las máquinas.

Concretamente, las V90 -3 MW-, un modelo que en la actualidad tan sólo puede fabricarse en la factoría leonesa y que para la multinacional danesa se ha convertido en una prioridad.

Información «necesaria»

Así se lo trasladó al comité de empresa, que a su vez, según han señalado de CCOO, solicitó documentación «sensible y necesaria» para evaluar la situación actual así como el stock concreto que almacena la factoría en la actualidad.

Fue el último ofrecimiento de la multinacional danesa y que recibió la oposición de la plantilla, que insisten en mantenerse al frente de la pelea para luchar por el puesto de trabajo, convencidos de la viabilidad de la plata leonesa.

Una reunión en la que, de nuevo, Vestas puso encima de la meas su oferta para recolocar a la plantilla en diferentes factorías de España –Daimiel y Viveiro- y en el extranjero. A petición del comité, la compañía hará entregada en la reunión de este llunes de un listado con los detalles sobre las condiciones y destinos de esas recolocaciones.

Por último y en el transcurso de la última asamblea de trabajadores, la plantilla de Vestas acordó sumarse el próximo 19 de septiembre a la manifestación en defensa de Feve, al verla como una nueva batalla en defensa del futuro de León.

Contenido Patrocinado

Fotos