La 'oferta' de bolsa de empleo de Vestas no convence a los trabajadores que esperan su retirada

Imagen de algunas de las máquinas en la sede de Villadangos del Páramo./
Imagen de algunas de las máquinas en la sede de Villadangos del Páramo.

La propuesta de perder el lineal de 1.000 euros por año trabajado por ser incluido en una bolsa exclusiva de empleo para Network Steel no tiene gran aceptación entre los trabajadores de Vestas que ya han empezado a firmar finiquitos

I. SANTOSLeón

La lucha de los trabajadores de Vestas no acaba con la firma del acuerdo ni con el anuncio de compra de la fábrica por Network Steel. El pasado lunes el tablón de la factoría situada en Villadangos del Páramo contenía una oferta cuanto menos desconcertante para los trabajadores. La multinacional danesa ofrecía una 'bolsa de empleo en exclusiva' para los trabajadores y les informaba de la renuncia automática del lineal de 1.000 euros por año trabajado.

Las reacciones

Una parte de la indemnización que se consiguió tras muchas negociaciones y varios meses en huelga y que ahora parece que les podría ser arrebatada si entrasen en la bolsa de empleo. Desde el comité de empresa y los sindicatos representantes están intentando negociar estas condiciones ya que en la firma del acuerdo el pasado 7 de octubre no aparece reflejado que el lineal de 1.000 euros esté justificado con la dificultad de empleo en la zona.

A pesar de que en el documento colgado en el tablón de anuncios de Villadangos del Páramo, la multinacional considera que esta bolsa exclusiva de trabajo acaba con la «dificultad para encontrar empleo en la zona» por la que se acordó el pago de mil euros por año trabajado.

Sin respaldo

El 12 de diciembre fue el último día que tenían los trabajadores de Vestas para unirse a esta propuesta y renunciar a los 1.000 euros por año trabajado que en algunos casos apenas superan los 2.000 euros y en otros rebasaría los 13.000 euros.

Este jueves representantes sindicales de los trabajadores han mantenido una reunión con Recursos Humanos de Vestas, quienes trasladarán sus dudas y peticiones a los directivos con la esperanza de que la «bolsa de empleo desaparezca, porque no va a ninguna parte». Por el momento, y sin conocer las cifras exactas, no han sido muchos los trabajadores que se han adherido a la propuestas de la multinacional.

La próxima semana continuarán las reuniones del comité de empresa con Vestas, para acabar de zanjar algunos asuntos y seguir negociando para que no se retire parte de la indemnización a los que fueron 'los mejores trabajadores de la firma', dentro de lo que se llama la Comisión de Seguimiento.

Finiquitos, despidos y vacaciones

Una semana que ha sido muy intensa en la factoría y en la que ya se han empezado a entregar los finiquitos. La sede de Vestas en Villadangos del Páramo ha visto en estos días la firma de algunos de sus trabajadores en sus cartas de despido y finiquitos cerrando así un gran proyecto que llegó a León en 2005 con el anuncio de su instalación, una inversión de diez millones de euros y la creación de 150 puestos de trabajo.