La plantilla de Vestas respalda con un 93% de apoyos el acuerdo y pone fin a 101 días de huelga

Papeleta del sí, opción que ganó en la votación. / Inés Santos

Con 233 votos a favor, 18 en contra y dos nulos, los trabajadores pusieron fin a una lucha internacionalizada con unas condiciones entre las que están indemnizaciones de hasta 60 días por año trabajado

N. BARRIO | I. SANTOS Villadangos del Páramo

Era tal el cansacio acumulado que la emoción fue contenida. Muchos días, semanas y meses de lucha hacen mella y los resultados de la votación se recibieron con calma, sin estridencias. La huelga había terminado.

La plantilla de Vestas votó en la noche del domingo a favor de aceptar el acuerdo alcanzado entre el Comité de Empresa y la factoría danesa.

Tras un intenso debate que se extendió durante toda la tarde, los trabajadores pasaron por la urna. 233 votos a favor, 18 en contra y dos nulos ponían fin a la huelga, al campamento instalado frente a la fábrica y a tres meses de una lucha que ha sido internacional.

«Son 16 páginas, hay cansancio y hay que tomar una solución. No sabemos si es el mejor acuerdo, no lo sabemos, pero hay que confiar en ellos», comentaba Rubén Sánchez, operario de producción y una de las caras visibles de los trabajadores.

Reunidos en un salón de actos municipal, la tensión del debate se iba traduciendo en votos. «Hay gente con familias e hipotecas y son tres meses sin cobrar, la gente quiere terminar con esto y de eso se aprovecha la empresa», afirmaba Rubén.

«La valoración es positiva, salimos de esta lucha de manera victoriosa y los trabajadores han sido un ejemplo, han doblegado a la empresa», defendía orgulloso Ángel Manuel Santos, de la federación de Industria de CCOO.

Sobre la llegada de un inversor, Santos apuntó que «estamos encantados de que desde el minuto cero haya grupos inversores que ven atractiva la planta», fijando el futuro de las propuestas a la reunión que se mantendrá en el Ministerio el próximo miércoles.

Punto y final a una huelga que duró 101 días en los que Vestas ha puesto a León en el mapa, aunque las razones no fueran las que cualquier leonés hubiera deseado.

Así fue la tarde del domingo

Más de 250 trabajadores se daban cita en la asamblea más importante de Vestas. Han hecho falta más de cien días de huelga indefinida, 30 días de periodo de consultas y 20 horas ininterrumpidas de la última de las reuniones del Comité de Empresa, pero el preacuerdo de la empresa estaba sobre la mesa de los trabajadores.

Vestas, la multinacional danesa presentaba una reducción de las personas afectadas. En primer lugar, los vicepresidentes quedarían fuera del ERE y otros 14 trabajadores con posiciones globales mantendrán su puesto. A seis trabajadores mayores de 60 años les ofrecen la jubilación parcial o un despido a 20 días con un tope de 12 mensualidades. Por otra parte 15 trabajadores, entre los 54 y los 60 años, serán asignados al retén que se encargará del mantenimiento de la fábrica hasta el 31 de diciembre de 2019.

Vuelta a la fábrica

Aquellos trabajadores que voluntariamente finalicen la producción pactada hasta el 31 de diciembre de 2018 tendrá la obligación de cumplir 'la paz social' que se les adjuntará. Tendrán finalmente un despido improcedente de entre 45 y 33 días más un lineal de producción de 1.000 euros por año y un pago único de otros 1.000 euros.

Si estos trabajadores se acogen a la paz social tendrán a mayores una indemnización de 15 días más por año trabajado ascendiendo a un total de entre 60 y 48 días. Siempre y cuando desarrollen el trabajo y reanuden la producción en condiciones de normalidad.

Despidos o recolocaciones inmediatas

Los empleados de Villadangos que decidan no entrar a trabajar tendrán que informar a la empresa antes del 10 de octubre y serán despedidos de manera improcedente con una indemnización de entre 45 y 33 días más un lineal de producción de 500 euros por año y un pago único de 1.000 euros.

Vestas también ofrece cuatro opciones para recolocar a los trabajadores de la planta de Villadangos del Páramo en sus otras dos fábricas de España (Vivero y Daimiel). Manteniendo el salario, la antigüedad y el pago del traslado, en caso de un despido improcedente en un plazo de un año el trabajador se acogerá a la indemnización de sus compañeros.

La multinacional danesa plantea en este acuerdo recolocaciones en otras líneas de negocio en España o a través de la gestión de ayuda a los trabajadores a su reinserción laboral.

Voluntad de solucionar el conflicto

Entre los múltiples puntos que llenan el preacuerdo entre empresa y trabajadores existe una voluntad por parte de Vestas de solucionar el conflicto y han querido plasmarlo con un anticipo de 2.000 euros para aquellos trabajadores que lo deseen. En este aspecto cabe recordar que los empleados de la factoría de Villadangos del Páramo llevan 101 días en huelga, lo que supone tres meses sin percibir ingresos.

 

Fotos