La Junta insta a Vestas a dejar un fondo a la Fundación Anclaje para buscar un nuevo proyecto industrial

Planta de Vestas en Villadangos del Páramo. /
Planta de Vestas en Villadangos del Páramo.

La consejera de Economia segura que «no hay principio de acuerdo» con Vestas hasta que «no se garantice la capacidad productiva en León»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, señaló que en la reunión de este miércoles en el Ministerio de Industria y Turismo no «hubo ningún principio de acuerdo» con la dirección de multinacional danesa Vestas, ya que la Junta lo que pide a la empresa es que dé «marcha atrás en el cierre y busque un proyecto alternativo industrial que recupere la capacidad productiva en León».

Más información

Así lo señaló en la inauguración en Valladolid del 'By & Forcitizens, Conferencia Europea sobre Ciudades Inteligentes, Sostenibles y Resilientes', donde apostó por que la eólica Vestas se comprometa a garantizar el mantenimiento de los puestos de trabajo en Villadangos del Páramo. Para ello, añadió, «se debe mantener la nave actual y las instalaciones hasta que encuentren una alternativa industrial».

En esta línea, expuso que si Vestas no es capaz de poner en marcha un nuevo proyecto «lo que debe hacer es dejar un fondo a disposición de la Fundación Anclaje», con el fin de que sus integrantes -la Junta y los agentes sociales de la Comunidad- puedan concretar algún nuevo proyecto en la fábrica con apoyo del Ministerio de Industria.

«Ayer no se comprometieron a nada y solo dijeron que se van a esforzar en encontrar alguna alternativa. No se han querido sentar con el presidente de la Junta únicamente, por lo que entendemos que no es una empresa de fiar y por ello es preciso que exista un compromiso por escrito», arguyó del Olmo.

Posturas encontradas

Frente a la oposición de Junta, UGT y CCOO, el secretario general de Industria, Raúl Blanco, confirmó que «podemos anunciar un principio de acuerdo y vamos a trabajar en las próximas horas para estar en condiciones de firmarlo en los próximos días».

El secretario general explicó que ahora toca «perfilar las diferentes medidas y las diferentes garantías por todas las partes» agregó tras una reunión que se ha extendido durante casi cinco horas.

En realidad, todo lo sucedido a lo largo de esa intensa jornada fue un desencanto con mayúsculas salvado 'in extremis' por las partes, pero sin llegar a un acuerdo pleno que llegara a alcanzar a Junta y sindicatos, que inicialmente se han desmarcado del mismo.

Por su parte, para el viceconsejero de Economía de la Junta de Castilla y León, Carlos Martín Tobalina, «no hay ningún acuerdo». Martín, que reconoció los esfuerzos del Ministerio por llegar a ese punto, consideró que ese acuerdo tiene que pasar «por una garantía real y cierta del compromiso por parte de Vestas de relocalizar la actividad en las instalaciones que va a cerrar».

«No podemos admitir una propuesta que vaya únicamente enfocada a una voluntad de traer inversión, tiene que haber una garantía real», incidió, condición que no se da para el empleo del mismo número de puestos de trabajo que se van a destruir con la decisión «unilateral» de Vestas. Es por eso que remarcó que «a las nueve y media de la noche no hay acuerdo». «La solución industrial no se ha garantizado».

Mientras el secretario de Política Sindical y Desarrollo Federativo de CCOO en Castilla y León, Juan Manuel Ramos, reconoció que las medidas de la empresa «son de garantía» pero la intención es «amarrar esa garantía» de industrialización, algo que por el momento no ha permitido que hoy se llegara a ningún tipo de acuerdo. «La sintonía es buena, la filosofía es buena y todas las partes estamos en aras de llegar a ese acuerdo que permita la garantía de reindustrialización, pero hoy no ha sucedido», lamentó Ramos.

El 'quiz' de la cuestión es que la multinacional danesa «no ha concretado» y aunque ha trasladado su compromiso con la provincia de León, no ha ofrecido «garantía efectiva y real» de reindustrialización. Por ello, los responsables sindicales valoraron «negativamente» la falta de propuesta de la multinacional, porque piden un compromiso «real y eficaz» de que todas las personas afectadas por el cierre de la factoría de Villadangos del Páramo mantendrán un puesto de trabajo y de que la reindustrialización en la zona será «un hecho».

 

Fotos