El Gobierno quiere «consolidar» Villadangos como «polo industrial» en el sector de los transformados metálicos

Polígono industrial de Villadangos./
Polígono industrial de Villadangos.

Maroto agradeció la labor realizada por Vestas, la patronal, los sindicatos y la Junta de Castilla y León, que han colaborado con el Gobierno para garantizar el futuro a las familias de León

SERVIMEDIA

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, aseguró hoy en el Senado que el Gobierno central pretende «desarrollar y consolidar» la localidad leonesa de Villadangos del Páramo como «un polo de actividad industrial en el sector de los transformados metálicos». En su opinión, la solución alcanzada para el conflicto del cierre de Vestas en León es «una buena noticia», que ha sido posible porque las partes implicadas han antepuesto «el interés general a los particulares».

En la sesión de control al Gobierno, Maroto contestó a una pregunta del senador del PSOE Emilio Álvarez sobre los términos del acuerdo cerrado a finales de noviembre con la multinacional danesa para traspasar la producción de su planta de Villadangos del Páramo al grupo metalúrgico español Network Steel (NS).

La oferta de Vestas

La ministra destacó que el acuerdo no ha permitido impedir que Vestas cierre la planta, pero sí se ha conseguido que siga la producción allí con una inversión entre 70 y 110 millones, con la contratación de hasta 350 trabajadores.

«Los ejes de este proyecto pivotan entre la creación de nuevas líneas productivas que van a completar la actividad industrial que tiene el grupo Network Steel y la diversificación de su modelo productivo. El grupo asume una serie de compromisos y va a contratar a los actuales trabajadores de Vestas, porque ese fue uno de los compromisos que sumimos el 10 de octubre en el marco de actuación que firmamos con Vestas, con CCOO y UGT, y que nos ha permitido llegar a una solución con unidad de acción, trabajando todos juntos», destacó la ministra.

Maroto agradeció la labor realizada por Vestas, la patronal, los sindicatos y la Junta de Castilla y León, que han colaborado con el Gobierno para garantizar el futuro a las familias de León afectadas.

Por su parte, el senador por Valladolid Álvarez señaló que en Castilla y León, «durante los años de gobierno del PP, hemos visto cómo 28 grandes empresas que recibieron ayudas institucionales han cerrado o están en crisis, dejando en la calle a más de 5.000 trabajadores». Así, citó el nombre de grandes empresas como Hibramer, Trapa, Gamesa, Montefibre, Norma, El Árbol, Metales Extruidos, Panrico, Everest, Nissan, Linorsa, Lauki, Dulciora… para concluir: «Me da pena seguir enumerando señora ministra. En todas ellas hemos asistido durante años a un proceso similar, movilizaciones de los trabajadores, dudas de la administración, silencio del Gobierno y al final encierro».

Acto seguido, felicitó al Gobierno central y a la ministra de Industria por «haber tomado cartas en el asunto» nada más llegar el PSOE al Ejecutivo, haciendo las gestiones necesarias para que el cierre de Vestas no acarreara pérdida de empleo.