«En la historia de ignominia de ETA los héroes son las víctimas»

Jesús Eguiguren en una foto de archivo./
Jesús Eguiguren en una foto de archivo.

Gobierno, PSOE y oposición censuran las palabras de Eguiguren, quien pide disculpas a las víctimas

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La polémica no cesa a pesar del intento de rectificación. Las declaraciones el jueves del expresidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, que calificó a 'Josu Ternera' de «héroe de la retirada» por el papel «clave», a su juicio, en el fin de ETA, siguen provocando una polvareda.

Una controversia en la que el Gobierno ni el PSOE eludieron entrar. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, sin que nadie le pidiera una valoración, dejó muy claro que en modo alguno el gabinete de Pedro Sánchez hace suyas las palabras del exlíder socialista vasco. «En esa historia de ignominia que duró 50 años hay inocentes y hay héroes, y los héroes son las víctimas», zanjó Celaá, que destacó que esas víctimas, con su «sufrimiento profundo y su paciencia infinita han contribuido a la calidad democrática de la que goza España».

La portavoz no quiso siquiera disculpar las palabras de Eguiguren a pesar de la petición previa de perdón de éste en varios medios de comunicación. «Si la expresión que utilicé pudo extrañar o doler a las víctimas, pido sinceramente disculpas», apuntó el expresidente de los socialistas vascos. «Lo de héroe de la retirada lo han malinterpretado», apostilló el histórico dirigente. «Es una expresión que se utiliza en resolución de conflictos para hacer referencia a quienes desde dentro de la organización contribuyen al final del terrorismo», intentó justificarse, antes de reconocer, no obstante, que efectivamente «la palabra héroe suena raro».

«Perder el norte»

Eguiguren, tras sus matizaciones, arremetió con dureza contra Pablo Casado, posiblemente el político que con más dureza ha censurado las palabras del veterano socialista. El líder del PP exigió al PSOE que pidiera disculpas por las expresiones de su militante. Según Casado, las palabras de Eguiguren prueban que el PSOE ha «perdido el norte».

Los socialistas no pidieron perdón. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, reconoció que las palabras Jesús Eguiguren «se entienden mal» y no son oportunas, pero se negó a pedir disculpas porque el expolítico vasco no forma parte ni del Gobierno ni de la Administración ni de la dirección política y, además, habló a «título personal».