Interior lanza un plan para impedir la fabricación de explosivos como los de Alcanar

Incautación de materiales para fabricar explosivos caseros./EFE
Incautación de materiales para fabricar explosivos caseros. / EFE

Los terroristas de Cataluña fabricaron 200 kilos de un potente explosivo con productos habituales en las tiendas

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Ministerio del Interior pondrá en marcha mañana el nuevo plan contra la comercialización de precursores de explosivos. Un proyecto que comenzó a gestarse después de que las fuerzas de seguridad detectaran que la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils en agosto de 2017 pudo fabricar sin problema un potente explosivo, la 'Madre de Satán', gracias a varios productos químicos adquiridos de forma totalmente legal. 200 kilos de ese explosivo, (el triperóxido de triacetona TATP , que fue sintetizado a partir de sustancias habituales en muchas tiendas) fue el que hizo saltar por los aires la casa de Alcanar.

Según los documentos a los que ha tenido acceso COLPISA, el plan de Interior tiene dos ejes, un programa anual y una instrucción, que sustituye a la de 2013, y que básicamente obliga a los comerciantes a informar a Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) de las compras de ciertos productos. Estarán obligados a partir de ahora a detallar estas ventas las droguerías, ferreterías, farmacias, tiendas de mantenimiento de piscinas, tiendas de jardinería, centros comerciales y supermercados.

Estos comercios deberán tener registros sobre las ventas de productos susceptibles de ser usados para fabricar explosivos (precursores) tales como cloro, acetona, ácido sulfúrico o ciertos abonos (que contienen nitratos, básicos para fabricar, por ejemplo, el amonal).

Las tiendas deberán registrar a todos los compradores, así como la cantidad y el tipo de producto y el motivo alegado para la adquisición. El control también se extenderá a los proveedores de estas sustancias, que deberán tener archivos rigurosos sobre a quién distribuyen y las cantidades que facilitan a los comercios para evitar el establecimiento de un 'mercado negro'.

El departamento que dirige Fernando Grande Marlaska también quiere involucrar a vendedores y distribuidores en la identificación de personas sospechosas. En breve, va a distribuir instrucciones a los comerciantes facilitando pautas para detectar conductas sospechosas, como el hecho de que los compradores muestren reparos a facilitar su identidad o no sepan explicar con claridad el fin que quieren dar a las sustancias adquiridas.

En sus instrucciones, la Secretaría de Estado de Seguridad admite sin ambages que las anteriores directivas y planes habían quedado desfasados y, en todo caso, no estaban siendo efectivos en tanto en cuanto «tales sustancias siguen siendo accesibles y utilizadas en la elaboración casera de artefactos explosivos», como dejó patente la explosión de la casa de Alcanar.

Los terroristas de Cataluña llegaron a comprar hasta 500 litros de acetona, componente básico de la 'Madre de Satán', en droguerías de Vinaròs, Tortosa y Amposta, sin que los comerciantes informaran en ningún momento a las autoridades de unas adquisiciones tan importantes por parte de unos clientes no habituales, a pesar de que esta sustancia ya estaba catalogada como «precursor de categoría 2».

Contenido Patrocinado

Fotos