Cuatro años de cárcel para el exalcalde de Getaria por el 'caso Balenciaga'

Mariano Camio ante los juzgados de San Sebastián para asistir al juicio en abril pasado./J. Usoz
Mariano Camio ante los juzgados de San Sebastián para asistir al juicio en abril pasado. / J. Usoz

Mariano Camio, del PNV, ha sido condenado por las irregularidades en la construcción del museo del modisto vasco

BORJA OLAIZOLA

Mariano Camio, exalcalde de Getaria del PNV, ha sido condenado a cuatro años de cárcel por las irregularidades en la construcción del museo Balenciaga. El que fuera también máximo responsable de las sociedades que se crearon para llevar adelante el proyecto ha sido considerado responsable de los delitos de administración desleal y falsedad documental. El tribunal, sin embargo, le absuelve del delito de malversación de caudales públicos.

Los ocho años que pidieron el fiscal y la acusación particular contra el exalcalde de Getaria se han quedado finalmente en la mitad. La sentencia pone punto final a un juicio que se celebró el pasado mes de abril después de que se suspendiese un año antes por los problemas de salud del principal acusado. En la vista, que se prolongó durante siete días, testificaron una treintena de personas. De la complejidad de la causa hablan los 28 tomos que contienen los miles de folios de la instrucción del sumario que acompañaron a los integrantes del tribunal durante el juicio.

La sentencia condena a Camio como autor de un delito continuado de administración desleal y un delito de falsificación continuada en documento mercantil. Por el primero se le castiga con una pena de prisión de dos años y seis meses mientras que por el segundo se le impone otra de dos años. En total son cuatro años de cárcel. La juez le absuelve del delito de malversación y del delito societario en su modalidad de denegar o impedir a un socio el ejercicio de los derechos de información objeto de acusación.

Mariano Camio se declaró en todo momento inocente a lo largo del juicio. El exalcalde de Getaria, ahora un jubilado de 66 años, sostuvo en su alegato final que solo se sentía responsable de «no haber sabido elegir a las personas adecuadas para sacar adelante este maravilloso proyecto». El principal acusado cerró su intervención en la vista con esta frase: «Vine tranquilo al juicio y ahora que ha acabado salgo con la conciencia tranquila y orgulloso de mi gestión». La sentencia condena a Camio a abonar 426.093 euros a la mercantil Berroeta Aldamar y 43.687 euros a la Fundación Cristóbal Balenciaga.

La juez, por otra parte, absuelve al otro acusado que estuvo presente en el juicio, Rolando Paciel, del delito de intrusismo.