Casado propone sustituir la ley de Memoria Histórica por una de «concordia»

Pablo Casado (i) y el presidente de la futura fundación Concondia y Libertad, Adolfo Suárez Illana. / Raúl Sanchidrián (Efe) I EP

El PP tendrá una nueva fundación llamada Concordia y Libertad, que presidirá el hijo de Adolfo Súarez

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Pablo Casado continúa perfilando la hoja de ruta del PP de cara al próximo curso político, que se prevé muy intenso, con el horizonte de los Presupuestos a la vista y la crisis catalana en plena ebullición. Entre las primeras decisiones que el nuevo líder de los populares ha adoptado está la promover una «ley de concordia», que sustituya en muchos aspectos a la ley de Memoria Histórica, impulsada contra viento y marea por José Luis Rodríguez Zapatero y que el Gobierno de Pedro Sánchez se ha propuesto modificar para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos.

Más información

Con esta normativa, la formación conservadora pretende «reivindicar» la Transición y acabar con la «sectaria reescritura de la historia» que hacen, en su opinión, la izquierda y los nacionalistas. «Vamos a no consentir que se muerda el anzuelo de debatir sobre qué pasado hay que desenterrar», recalcó Casado en un acto en Ávila.

La ley de Memoria Histórica vio la luz en diciembre del 2007, después de una agitada tramitación, en la que el PP se opuso con fuerza porque suponía «abrir viejas heridas». Del otro lado, Esquerra Republicana, al igual que los colectivos de víctimas del franquismo, consideró que sus preceptos en pro del reconocimiento y la ampliación de derechos eran insuficientes. Tras el relevo en la Moncloa, Mariano Rajoy dejó en papel mojado la controvertida legislación al retirarle el presupuesto.

«Incompetencia» del Gobierno

Acompañado del secretario general del partido, Teodoro García Egea, y del presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, Casado acusó al jefe del Ejecutivo de reabrir las heridas de la Guerra Civil para «disimular «su incompetencia» y su falta de gobierno. El líder del PP criticó con dureza la reforma de la ley de Memoria, «irresponsable» e «innecesaria» en sus palabras, con la que Sánchez quiere -entre otras cosas- crear una 'comisión de la verdad'. «Es una mascarada orwelliana más típica de otros regímenes -incidió-, una distopía inquietante y absurda que no podemos tolerar». Casado no quiere que cunda la sensación de que España tiene un problema con su historia, porque quien lo tiene, a su juicio, es «la izquierda, que está a la deriva» y que para encontrarse se apoya «en los independentistas».

Con la promesa de que «concordia» será la palabra que guíe sus pasos en esta nueva etapa política, el líder del PP reveló que la fundación de los populares, hasta ahora Humanismo y Democracia, que sustituyó a FAES cuando se produjo la ruptura entre Aznar y Rajoy, pasará a llamarse Concordia y Libertad. Al frente estará Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente del Gobierno, quien reivindicó la Transición de la que su padre fue protagonista y prometió que la institución servirá para contrastar ideas y promover proyectos siempre con respeto a ese legado.

 

Fotos