Ulibarri & 'El Patatero', cuando los medios disparan: «Si no cumple, no llega a Navidades»

Ulibarri, en una imagen de archivo./Ical
Ulibarri, en una imagen de archivo. / Ical

Los dos empresarios implicados en la 'Enredadera' utilizaban sus medios para amedrentar a la clase política | Cada uno a su manera, pero ambos con el mismo fin, exhibían su poder mediático como argumento negociador

J. CALVO | J.L. BARRIO | N. BRANDÓNLeón

José Luis Ulibarri y Ángel Luis García 'El Patatero', los dos empresarios salpicados por la 'Enredadera' utilizaban el 'poder mediático' para imponer su voluntad, amedrentar y en no pocas ocasiones 'liquidar' a quien se opusiera a sus planes.

Ambos, con determinación, exhibían su facultad para conseguir 'elevar' o 'llevar al abismo' a cualquier personaje. Y siempre con el mismo hilo conductor: quien se plegaba salía bien parado 'en los papeles' y quien no lo hacía era demonizado.

Y cada uno de ellos obraba en función de su área de influencia. En el caso de Ulibarri toda Castilla y León, pero de un modo más notable en la provincia leonesa. Su 'armamento' era pesado en este sentido: el Diario de León, El Correo de Burgos, Diario de Valladolid o Diario de Soria, emisoras de radio y el cincuenta por ciento de la televisión autonómica.

'El Patatero', sin embargo, tenía armamento mucho más ligero: El Faro Astorgano, poco en comparación, pero determinante en su área de influencia.

Ulibarri: «Hay que meterles un viaje»

José Luis Ulibarri, a lo largo de las conversaciones ahora conocidas dentro de la 'operación Enredadera' no duda en presionar hasta el limite y más con sus medios, sin miramientos y evidenciando que para él no había periodistas sino 'soldados a sus órdenes'.

Los ejemplos se acumulan. En un momento dado el empresario no duda en advertir al director del Diario de León: «Pero éste (por Juan Martínez Majo) no sabe que tú ya no te dedicas a esto del periodismo?».

No es la única evidencia de su singular forma de entender el periodismo. «Al consejero (Suárez-Quiñones) he dado yo orden expresa de que hay que cuidarlo», sentencia en otra ocasión.

Y más. «Hay que tenerle un poco preocupado... De vez en cuando hay que meterle un viaje, es como se manejan esas cosas», también advierte en otra ocasión.

Los ejemplos se acumulan a lo largo de los 8.000 folios de la causa. Ulibarri 'dictaba' a quién se debía respaldar y a quién se debía condenar. Eso su forma de su mar adeptos a la causa.

«De vez en cuando hay que meterle un viaje», aseguraba en otra ocasión a la hora de hablar del presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, a quien de forma despectiva llamaba Juanito Valderrama.

'El Patatero': «Donde hay patrón no manda marinero»

En otra ocasión es 'El Patatero' evidencia su predisposición a utilizar El Faro Astorgano para imponer su criterio en la bimilenaria ciudad. Y así, en referencia al alcalde, Arsenio García: «Antes de final de año se tiene que comprometer con José Luis y conmigo a una cosa muy importante, que ya está comprometido, que como no cumpla no llega a Navidades de alcalde, te lo digo yo».

Y concluye en otra alusión: «Donde manda patrón no manda marinero».

Contenido Patrocinado

Fotos