https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Se le cae una planta a la vía y la Policía Local de León descubre una plantación de marihuana en el interior de su vivienda

Planta de marihuana. /
Planta de marihuana.

El acusado, que agredió a un agente para evitar su detención, se enfrenta a tres años y tres meses de cárcel por 64 plantas de marihuana y un enganche eléctrico ilegal que defraudó en un año 6.592 euros

A.C.
A.C.León

El Juzgado de lo Penal nº2 de León juzgará el próximo 2 de julio a un varón que se enfrenta a una pena de tres años y tres meses de cárcel por la plantación de marihuana indoor que tenía en su vivienda en León capital con enganches ilegales al suministro.

El acusado cultivaba en su domicilio en León capital numerosas plantas de cannabis con enganches ilegales a la red eléctrica, que daba suministro a siete lámparas y cuatro ventiladores, defraudando en un año 32.850 KW/H, lo que supone un perjuicio a la compañía de 6.592 euros.

Según el escrito de la Fiscalía, sobre las 8:30 horas del 21 de marzo de 2018 dos funcionarios de la Policía Local observaron cómo en las inmediaciones del domicilio del acusado había una planta tirada en la acera que parecía ser marihuana.

Posteriormente, a través de una ventana que estaba abierta pudieron apreciar la existencia de más plantas y útiles para su cultivo en el interior del vehículo. Ante ello, el acusado salió súbitamente de la vivienda, propinando un empujón y un puñetazo en el pecho a un agente, al que le causó una contusión torácica.

Para evitar su detención, el acusado se refugió en la vivienda, donde fue detenido por los agentes, que localizaron la plantación de marihuana para el consumo de terceros, autorizándose la entrada y registro del domicilio.

Así, en el interior hallaron un total de 64 plantas de marihuana repartidas en dos habitaciones y el patio interior, con un peso neto de 2.077 gramos. Asimismo, se localizaron 1.363 gramos en ocho tarros de crista en el salón junto con una báscula de precisión, una pistola y 770 euros. Una sustancia que en el mercado negro tendría un valor de 17.477 euros.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de defraudación de fluido eléctrico, un delito contra la salud pública, de un delito de atentado y de un delito leve de maltrato de obra. Por todo ello, solicita tres años y tres meses de cárcel así como una multa de ocho meses a razón de 10 euros diarios y una segunda de 25.000 euros.

Por su parte, la defensa niega los hechos y asegura que las plantas de marihuana localizadas en el inmueble eran para el consumo de su cliente, estando en ese momento en proceso de deshabituación de su adicción, negando además el enganche eléctrico fraudulento así como su intento de huida o agresión al agente. Por todo ello, solicita la libre absolución de su cliente.