Pablo ya es libre: Tragsa retira la sanción al brigadista leonés de las Brif impuesta por una entrevista en leonoticias

Pablo, tras salir del acto de conciliación. / Noelia Brandón

El bombero forestal salía satisfecho de la Oficina Territorial de Trabajo de León tras el acto de conciliación, en el que la empresa Tragsa retiró la sanción impuesta por una entrevista publicada en este medio

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

Con cara de satisfacción y recibiendo el calor de sus compañeros, Pablo comunicaba de viva voz la buena noticia. El acto de conciliación mantenido entre el bombero forestal de las Brif y Tragsa se saldaba con la retirada de la sanción impuesta (suspensión de dos días de empleo y sueldo) por conceder y realizar una entrevista con leonoticias.

Así, Pablo manifestó estar «contento» por el resultado. «Tragsa ha recapacitado y hemos llegado a un acuerdo, ahora es momento de sentarse a hablar sobre esa clase de artículos que tenemos en el convenio que para nada tienen que ver con la sanción que se me ha puesto», aseguró el brigadista tras la salida de la Oficina Territorial de Trabajo.

Así, explicó que con la entrevista mantenida con este medio «solo buscaba visibilizar al colectivo, el trabajo que se hace y tirar por el sector». Ahondó en este asunto, asegurando que «nunca vamos a hacer nada que vaya en contra del trabajo».

En este nuevo «tiempo de diálogo», Pablo recordó que la sanción impuesta y ahora anulada «ha sido fruto de un sinsentido al que no encontramos explicación, por lo que solo queda agradecer a mi familia, amigos y compañeros el apoyo, no han sido días fáciles».

En la entrevista mantenida con leonoticias, que se puede leer haciendo click aquí, Pablo comentaba las labores realizadas por Brif Tabuyo durante el incendio en Gran Canaria este pasado mes de agosto.

Postura desde Tragsa

Por su parte, fuentes de Tragsa consultadas por Europa Press han señalado que la decisión de la sanción se tomó tras la entrada en vigor del nuevo convenio en julio que han firmado «UGT, CCOO y CSIF tras años de negociación». Todo ello a sabiendas de que su conducta «es sancionable» y que por su antigüedad en la empresa ha sido «prácticamente mínima», ya que va de uno a quince días.

Desde Tragsa han reconocido que «antes sí podían hacer declaraciones», pero con el cambio de este nuevo tipo sancionador «pilla desprevenido» a Pablo González, el BRIF sancionado.

Asimismo, el 24 de septiembre Pablo González se puso en contacto con la empresa a través de una carta para incidir en que «no ha tenido mala fe» y que es respondida por el presidente ese mismo día que «comparte el mismo objetivo».

Sobre un diálogo futuro posible en torno a estos artículos sancionadores, se han mostrado «sorprendidos» ya que el nuevo convenio ha tenido el visto bueno «de los sindicatos» en virtud de la legislación actual. Por último, desde Tragsa han reconocido que «no hay ningún motivo para no mantener la normalidad» con Pablo González y los compañeros que han apoyado al brigadista durante todo este proceso.