https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Pablo Fernández, líder autonómico de Podemos: «León no puede esperar, urge una acción inmediata de la Junta»

Pablo Fernández, durante los encuentros de leonoticias. / S. Santos

El líder de Podemos analiza en leonoticias el presente y futuro de León, con la Ciuden y Torneros como prioridades para una tierra que exige de una transición justa en las cuencas mineras y la puesta en marcha de una renta rural de repoblación que revierta la crisis de los pueblos

A. CUBILLAS | J. CALVO
A. CUBILLAS | J. CALVOLeón

Su llegada a las Cortes fue como un tsunami. Mostró otra forma de hacer oposición. Dice las cosas por su nombre, sin tapujos ni rodeos, sacudiendo las alfombras que escondían la corrupción.

El leonés Pablo Fernández, revalida su candidatura como cabeza de lista de Podemos a la Presidencia de la Junta. Lo hace avalado por un trabajo de cuatro años en los que ha tomado el pulso a una Comunidad de norte a sur de este a oeste.

En directo

Es un firme convencido del potencial de León y abandera la defensa del mundo rural «castigado» durante años por el centralismo del PP. Cree que es el momento de que León y el conjunto de la Comunidad despierte de un largo sueño marcado por la resignación y la desesperanza.

Porque se muestra convencido de que es el momento del cambio, un cambio que quiere liderar sin posicionarse a la izquierda o a la derecha, solo haciendo política de abajo hacia arriba.

-¿Qué ha significado Podemos en esta legislatura y su presencia en las Cortes?

-La irrupción de Podemos en Castilla y León supuso la demostración de que hacer política es posible, que es factible realizar propuestas rigurosas, sensatas y con memoria económica que redunden en beneficio de los ciudadanos. Desde Podemos estamos permanente en la calle explicando propuestas y recibiendo las inquietudes de la ciudadanía. Hemos roto ese muro que separaba a la inmensa mayoría de la ciudadanía de las Cortes, es más, mucha gente que me he encontrado por la calle ni si quiera sabía que existía un lugar llamado Cortes.

En detalle

-Es una realidad que esta Comunidad no acaba de estar del todo cohesionada ¿qué se puede hacer para coserla?

-El PP ha construido una comunidad autónoma basada en las desigualdades y desequilibrios territoriales y estamos convencidos de que se puede revertir esa dinámica y construir un futuro para Castilla y León basado en la equidad e igualdad. ¿Qué hay que hacer? Las políticas del PP que se han caracterizado en centrar inversiones en las zonas más industrializadas, es decir, Valladolid, Palencia y Burgos frente a las del oeste que están asoladas ante una falta de industrialización. A ellas se suman provincias de la periferia, como Ávila y Soria, que tienen una carencia de infraestructuras alarmante. Abogamos por realizar política de discriminación positiva en las provincias que más necesitan, infraestructuras, empleo o industria.

«Castilla y León tenían en 2009 una deuda de 2.608 millones y se pagaba 192 de amortización al año. Diez años después, la deuda asciende a 12.473 millones y 1.391 en amortización anualmente»

«Es cierto que a veces Podemos ha podido pecar de 'madridcentrismo' y de hacer políticas orientadas sólo a las grandes urbes. Es un error, afronto liderar esa España vacía que ha carecido de una voz potente a nivel nacional y europeo»

-Frente a esta ida surgen voces que apelan por el localismo...

-Es un error. Ahora mismo en Castilla y Leon hay dos modelos de Comunidad. Uno el del PP, que acabamos de explicar, y otro el del PSOE que, en boca de Óscar Puente, su receta es la de centralizar las inversiones en Valladolid. Nosotros estamos en desacuerdo y creemos que hay que incrementar las inversiones en las provincias más deprimidas. Esto es una Comunidad que necesita como el comer mayores infraestructuras, partiendo de la premisa que la mayor desigualdad es la del medio rural con el medio urbano.

-Despoblación, falta de oportunidades, falta de industria, tasas de paro altas... ¿Qué se puede hacer ante un escenario desolador porque la receta tendrá que ser más complejo?

-La receta es políticas audaces, valientes, organizar una gestión económica que sea eficaz y cambiar la dirección. Einstein decía que si querías resultados distintos no hagas siempre lo mismo. Una de las medidas que proponemos es una renta rural de repoblación para las personas mayores de 16 años que carezcan de ingresos y vivan en municipios de menos de 1.000 habitantes. Sería una medida que estaría ligada a procesos de formación, empleo y emprendimiento y tendría una duración máxima de cinco años, para fomentar la búsqueda de trabajo o desarrollar un negocio propio. Además de eso, se suman medidas de discriminación positiva en materia fiscal, como la exención del impuesto de Bienes Inmuebles y de Circulación y abogamos por bonificaciones fiscales para los negocios. Eso favorecería en el conjunto de la Comunidad a 1.996 municipios y 446.552 personas y en León a 148 municipios y a 63.769 personas. Es una medida inédita y contribuiría a revertir la despoblación sangrante que sufre el medio rural.

Ciuden y Torneros, prioridades

-En León hay muchos proyectos de León que o se bien se ha quedado a medio camino o ni tan si quiera han echado a andar. ¿Qué proyectos cree imprescindibles retomar o culminar para el desarrollo de esta provincia?

-La Ciuden, a la que el PP destinaba 3.100 euros en los últimos presupuestos y a la que el PSOE destinaba 165.000 euros. Es una vergüenza porque la Ciuden necesita una inversión de 35 o 40 millones como tenía cuando echó a andar para empezar a generar empleo. El segundo proyecto imprescindible es Torneros, que es el gran olvidado, una plataforma logística que podría ser un pivote de generación de empleo y que has ido olvidado sistemáticamente tanto por el PP como por el PSOE, porque también ha existido un vacío en los presupuestos. Lo que no puede ser es olvidar a León cuando uno gobierna. Uno de mis compromisos es llevar la voz de León al Congreso de los Diputados y hacer que empiece a ser tratada por el Gobierno como se merece, con inversiones reales y no palabras.

-Eso requiere de gran inversión económica...

Necesitaríamos 1.300 millones al año. Es una medida que no se puede afrontar desde la Comunidad. Apostamos por conseguir financiación a nivel estatal, ya que es esencial que el Gobierno considere la despoblación como un problema de Estado y que vea que Castilla y León es el paradigma de la España vacía que se está muriendo; y financiación europea, en Europa se ha aprobado que la despoblación sea criterio para proveer de fondos de conexión.

Además, hay que gestionar económicamente mejor. En 2009, Castilla y León tenían una deuda de 2.608 millones y se pagaba 192 de amortización al año. Diez años después, la deuda asciende a 12.473 millones y se paga anualmente 1.391 en amortización. Es decir, la deuda se ha incrementado más de un 600% sin que haya redundado en mejores infraestructuras o servicios una reindustrialización. La gestión económica del PP ha sido nefasta, y gestionando mejor y siendo más eficientes se podría poner en marcha iniciativas como esta.

-La apuesta por el centralismo es una tónica general en el conjunto de España, ¿Cómo se puede cambiar la mentalidad de olvido del medio rural?

- Es una tendencia del neoliberalismo. Quiero liderar la voz de la España vacía y lo afronto como un reto en mi propia organización. Es cierto que a veces Podemos ha podido pecar de 'madridcentrismo' y hacer políticas orientadas a las grandes urbes, creo que es un error y una de las tareas que afronto es liderar esa España vacía que ha carecido de una voz potente a nivel nacional y europeo. Me voy a dejar la piel por ella.

-Pero cómo se puede defender la escasa rentabilidad que tiene apostar por León frente a una inversión en Madrid

-Porque no es una cuestión de rentabilidad. El 80% de España es rural, tenemos una cultura que está despareciendo, una riqueza patrimonial, histórica y natural sin parangón y está siendo denostado y desaprovechado por los gobiernos. Creo que Podemos tampoco ha hecho tanto hincapié en esa España de interior como debería. Es una cuestión de voluntad política y de concienciar que quizá no sea lo más rentable ya que costará mucho repoblar la España interior pero considero que la idiosincrasia de este país nace de ese medio rural y es uno de los factores identitarios de España. Ahora que se reivindica tanto España y su unidad, cosa que yo también hago, creo que no hay mejor forma que reivindicar España que dar voz a esa España interior y al medio rural que es el germen de la nación española.

-Para ello hay que gobernar y para ello Podemos debe ser una organización fuerte, ¿En qué situación está Podemos para conseguir ese objetivo?

-Ese es el reto, creo que afrontamos ese desafío. Ya hemos pasado las primarias y ahora se trata de desgranar estas propuestas. Uno de los errores cometidos es hablar últimamente de nosotros mismos y de las controversias a nivel interno y no de las medidas o propuestas. Ese es mi desvelo, dar a conocer nuestro programa. También para eso en los dos últimos años me he recorrido de punta a punta esta Comunidad para recoger las propuestas y anhelos de la ciudadanía. Creo que ahora si conozco verdaderamente esta tierra y por eso en Castilla y León vamos a presentar un programa que esté en condiciones de recuperar la Junta y ponerla después de 30 años de largo y crudo inverno popular al servicio de la mayoría social.

«Apostar por el medio rural no es una cuestió de rentabilidad. Constará repoblar la España vacía pero en ella está la idiosincrasia y la identidad de este país»

«Debemos revertir la desesperanza en la que viven mis paisanos: León es una tierra con un potencial enorme, en recursos culturales, patrimoniales, naturales y alimentarios»

-En la radiografía provincial, ¿Qué se encuentra viendo el León hace cuatro años y el de la actualidad?

-Despoblación y desesperanza que es lo que más preocupa. Cuando hablo con nuestros paisanos se lamentan de que sus hijos no puedan crecer en León. Eso hay que revertirlo como sea, hay que acabar con esa desesperanza porque la provincia tiene un potencial enorme. Tenemos un patrimonio artístico y cultural sin igual en España, un patrimonio natural sin parangón y unas materias primas inigualables. Una cosa por las que yo voy a luchar es porque en la provincia radique una potente industria de alimentación que aprovechase el valor añadido de estas materias primas. Creo que podría ser un importante nicho de desarrollo. Y a nivel turístico a parte de la digitalización hay que apostar por las infraestructuras para que sea fácil llegar a los destinos.

-Una provincia de León, como bien dice, requiere de una fuerte apuesta industrial...

-Nosotros queremos atraer a empresas. Contrariamente a lo que pueda parecer, me he reunido en numerosas ocasiones con empresarios y un colectivo primordial, como son los autónomos y las pymes. No puede ser que, mes a mes, Castilla y León sea la comunidad que más autónomos destruyo. Solo en enero, 1.400 menos. Esta sangría es insostenible y creemos que los autónomos deben ser uno de los pilares fundamentales de desarrollo de económico y para ello hay que establecer medidas. Nosotros abogamos por una Ley de Segunda Oportunidad para que los negocios con dificultades puedan reflotarse desde la administración. Está constado que en este país se ha rescatado con dinero público a bancos o grandes empresas como autopistas y nosotros queremos rescatar a pymes y autónomos. Además queremos hacer una línea de ayuda directas a pymes y autónomos adecuada y especificas a sus necesidad e implantaremos medidas a nivel nacional como que los autónomos coticen conforme a lo que facturan, queremos rebajar su presión fiscal porque son los que más pagan a día de hoy con independencia con lo que generan.

-Le ha sorprendido la actitud de las administraciones en torno a la minería? Con el PSOE en el Gobierno el PP le echa la culpa y viceversa

-Lo que me ha sorprendido es la desvergüenza que tanto PP como PSOE tienen respecto a las comarcas mineras que se están muriendo tras finiquitarse el carbón. A mí que el PP y el PSOE quieran erigirse en los adalides de las cuencas me resulta un insulto. Creo que por lo que hay que luchar es porque en este país exista una transición justa, que haga que por que cada empleo que se destruya en las cuencas se generen dos. Hay que potenciar el empleo a través de las materias primas, el turismo, los recursos naturales o la I+D+i, como la Ciuden en Ponferrada. Nosotros si gobernamos vamos a poner encima de la mesa alternativas desde ya y a no vender milongas. Es imperioso darle alternativa a las cuencas y quien siga diciendo que el carbón es el futuro creo que se equivoca.

-¿Qué enseñanza le dejó la marcha de Vestas y la llegada de Network Steel?

-Primera lectura, no puede ser que ninguna provincia esté gobernada por multinacionales, que vienen a recibir subvenciones y que cuando quieren la dejan en la estacada, eso no puede suceder nunca más. Cualquier multinacional que venga y reciba un solo céntimo público tiene que ser bajo el compromiso del mantenimiento del empleo. Y la lectura positiva la encontramos en la unidad de acción entre los políticos dejando al margen los colores a pesar de que creo que el éxito ha sido de los trabajadores con su lucha. En un momento de fracción en el arco parlamentario donde no hay mayorías absolutas creo que ese puede ser el camino y pienso que todos los partidos tenemos que huir del sectarismo y aprender a pactar. En un momento en el que algunos imprudentes del PP y Cs están jugando a incendiar la política, creo que es el momento de hacer un llamamiento a la mesura, porque se puede discrepar pero hay que saber que los consensos son más necesarios que nunca.

Es un insulto que PP y PSOE quieran erigirse en los adalides de las cuencas. Es urgente garantizar una transición justa generando dos empleos por cada uno destruido

«En un momento de fracción en el arco parlamentario donde no hay mayorías absolutas creo que la negociación tras la crisis de Vestas puede ser el camino. Todos los partidos tenemos que huir del sectarismo y aprender a pactar»

-Si gobernara la Junta, ¿Cuáles serían sus tres primeras medidas o pilares sobre los que fijaría su política?

-La primera medida sería coger un avión para irme por la mañana a Madrid y por la tarde a Bruselas para explicar nuestro proyecto de la renta rural de repoblación para conseguir fondos estatales y europeos. La segunda medida sería explicar el plan de Podemos para solventar los desequilibrios territorios, porque hay provincias como las de León que no pueden esperar más y necesitan una acción inmediata de la Junta. Y la tercera, abriría instrumentos de participación directa que permitan recabar las inquietudes de la ciudadanía porque el Gobierno de la Junta ha estado cerrada y de espalda a los ciudadanos, en una torre de marfil ajeno a la realidad.

-En lo personal, ¿Se le queda pequeño Castilla y León? ¿Pide la figura de Pablo Fernández otros escenarios?

No. He tenido la oportunidad de dar el salto a la política nacional pero tengo un compromiso con esta Comunidad. Creo que hay mucha gente en el trabajo desarrollado y estoy centrado en dar de mí lo mejor, poder gobernar y dejarme la piel desde el Gobierno por nuestros paisanos. Después ya se verá porque ocho años en político con el nivel de exigencia que tenemos son muchos años y no me planteo mucho más allá en este mundo político.