Rodrigo Cuevas trae el calor del 'Trópico de Covadonga'

Rodrigo Cuevas, durente el concierto en San Marcelo. / Inés Santos

El artista asturiano vuelve a hacer para en León en la semana de las fiestas patronales donde corteja, provoca y hace sudar a una plaza de San Marcelo entregada a la ocasión

I. SANTOS
I. SANTOSLeón

Y el huracán volvió a arrasar en León.

Rodrigo Cuevas regreso a la tierra vecina en la semana grande de León donde cantó y venció una vez más. San Marcelo se llenó para ver al asturiano de las madreñas. Y Rodrigo llenó el escenario con su excentricidad, su diversión y una energía que transmitió a cada uno de los asistentes al concierto más alocado de las Fiestas de San Juan y San Pedro.

Una mezcla de tecno y folclore interpretado en bable y castellano que en directo suena, llena y sorprende aún más. León volvió a enloquecer en la noche de San Pedro donde el provocador cantante compartió su talento.

No sólo sus canciones, sino sus interpretaciones buscaron provocar a los asistentes a los que piden siempre que disfruten y se entreguen. Los leoneses se soltaron la melena con la capacidad de Rodrigo Cuevas de mostrar una propuesta diferente, singular y lo que muchos consideran una verdadera obra de arte encima del escenario de la plaza de San Marcelo.

El asturiano presentó en León «Trópico de Covadonga» su tercer espectáculo escénico en solitario después de «Electrocuplé» y «El Mundo por Montera». Una exhibición con la que ha mostrado un salto sobre las tablas del escenario de las que nunca acusó falta.

«El Trópico de Covadonga no es un paraíso caribeño» asegura Rodrigo Cuevas quien es consciente de que en el espectáculo «ocurren escenas calientes, se suda, y lo más importante: se corteja», pero para poder tener claro que es el Trópico de Covadonga hay que vivirlo en vivo, como hicieron decenas de leoneses en una noche de deidades paganas, de viejos rituales y de herejías varias…