León saca en hombros a Morante y a Roca Rey en una tarde de contrastes

Un momento de la tarde. / Sandra Santos/J.L.B.

La corrida del Fiestas de San Juan y San Pedro contó con un cartel de expectativas y una realidad que dejó buenos pases y algún que otro susto

Leonoticias Diario digital
LEONOTICIAS DIARIO DIGITALLeón

Esperada por el cartel y por ser la grande de estas fiestas, la Corrida del sábado en la Plaza de Toros leonesa era sin duda uno de los platos fuertes del programa capitalino.

No cumplió con esa expectativa el primero de la tarde. Morante de la Puebla tuvo que ofrecer la faena ante un astado flojo, que doblegó en banderillas sin dejar lugar alguno al lucimiento. Con estos mimbres tuvo que lidiar el hispalense, que optó por la vía rápida dejando dos descabellos y estocada de mérito. El respetable se pronunció para mal.

Mejoró la corrida en el segundo. José María Manzanares se las vio ante un toro de porte y nobleza, mostrándose habilidoso en banderillas. Midiendo los tiempos con maestría, logró la oreja y el público aplaudió al animal, si bien el torero pecó de poco rotundo.

Alejandro Talavante salía a escena. Gran toro ante el maestro, que comenzó de rodillas para seguir al natural. Falló a la hora de la estocada, si bien lo anterior mereció los olés en una lección de cómo se hace. Ganó la oreja él y el animal fue ovacionado en su retirada.

No fue bueno el cuarto. Andrés Roca Rey se ganó la oreja por la voluntad y calidad que puso en el coso pese al toro, realmente flojo.

El quinto era la segunda chance para Morante. Y vaya si la aprovechó. Auténtica clase de toreo la que dio el de La Puebla en León. Tirando de verónicas y chicuelinas, el toro le permitía lucirse con la muleta. Dos orejas cayeron por lo mostrado, con las que pudo resarcirse del primero.

Todo lo contrario era el segundo de Manzanares y sexto de la tarde. Sin clase alguna, el torero consiguió la oreja necesaria para salir en hombros. Costó, incluso cayó de voltereta. La estocada eso sí, fue de calidad.

Cambiarían las tornas con el séptimo. Buen toro el que le tocó en suerte a Talavante. Buena faena que se fue desinflando y acabó mal en la espada.

Por demás fue el octavo. Con una muestra de poderío notable, Andrés Roca Rey cerró la corrida con clase. Gran faena con capote y muleta ante un toro para el recuerdo. Se pidió incluso el indulto pero el presidente no consintió. Tampoco el rabo, por lo que quedó en dos orejas para el latino.

Buena tarde de toros en la Plaza leonesa para un cuadro notable y toros que fueron de contraste.

Contenido Patrocinado

Fotos