Rúa asegura que quien realizaba donaciones en VOX conseguía decidir dentro del partido

José Carlos Rúa, durante una rueda de prensa. / Sandra Santos

José Carlos Rúa, exsecretario provincial de Vox León, asegura que las donaciones relacionadas con integrantes de la Fundación Francisco Franco no eran ilegales, sino que él denunció «las influencias que pretendían dentro del partido»

I. SANTOSLeón

Rúa está «decepcionado» con algunos integrantes del partido, entre ellos Santiago Abascal, por no dar la cara y explicar la situación y el exsecretario provincial de Vox León mantiene que «se crearon encuentros para mejorar la imagen» del partido.

José Carlos Rúa ha explicado a los medios de comunicación, durante la presentación de su nuevo partido Contigo Somos Democracia, que en ningún momento él habló de «ilegalidad», sino que denunció de manera interna «una influencia dentro del partido». Rúa ha insistido en que el deterioro no es de unas semanas, sino que «desde octubre comenzaron estos contactos y en febrero la ejecutiva tenía toda la información que en los últimos días ha salido en los medios».

Más información

El exsecretario del partido asegura que «se crearon encuentros en paralelo», encuentros que pretendían ser secretos, pero que tal como afirma «en León al final se sabe todo». A este respecto ha insistido en que se siente «decepcionado» con algunas personas del partido, entre ellas con Santiago Abascal, «porque no se han comunicado conmigo para dar explicaciones después de mis denuncias».

Donaciones legales

En relación a las donaciones y a la relación del partido con la Fundación Francisco Franco, José Carlos Rúa asegura que si «hay miembros vinculados a la fundación que han realizado donaciones, pero no son ilegales» ya que no han sido emitidas por la fundación, sino por personas relacionadas con ella.

A este respecto, Rúa no entiende porque desde Vox «han negado las donaciones, hasta ahora» y asegura que en lo que a él le consta «en León no las ha habido». También critica que estas donaciones venían «con condicionantes» y mantiene su postura en que no le importa que la gente venga a ayudar, sino «que vienen con condiciones».