La UE comienza a digerir un 'no acuerdo' del 'brexit'

Michel Barnier, negociador principal del 'brexit'./REUTERS
Michel Barnier, negociador principal del 'brexit'. / REUTERS

Los dirigentes comunitarios defienden que un mal divorcio es posible y un plazo mayor que el actual no será «ni seguro ni automático»

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

Los tres grandes 'no' del Parlamento británico al Acuerdo de Retirada y los doce que se han encadenado la última semana a otras tantas propuestas alternativas, han intensificado en Bruselas la sensación de que «el no acuerdo ya es más que probable» o como lo plantea Guy Verhofstadt, coordinador del 'brexit' en la Eurocámara, «inevitable». Esta desazón que el político belga expresó a última hora de la noche del lunes, apenas unos minutos después de que Westmister tumbase las últimas cuatro opciones, es sintomática de que la luz roja no dejará de emitir destellos de alerta máxima hasta, al menos, la cumbre de emergencia de los jefes de Estado y de Gobierno programada para el próximo miércoles 10.

La dialéctica se ha vuelto estos días algo más pesarosa en la UE ante la falta de soluciones concretas de Londres. Lo peor, ni se vislumbran. El viceprimer ministro irlandés, Simon Coveney, afirmaba este martes que una salida de Reino Unido sin acuerdo se está convirtiendo «con el paso de los días» en «una posibilidad muy real». Una frase que destila resignación. Pero también hay enfado, como el exhibido por Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, desde Roma: «La paciencia está ya al límite», aseguró.

Estas y otras declaraciones se acompañan de la misma firmeza en los mensajes de fondo. Por ejemplo: la solicitud de una mayor prórroga que Theresa May anunció por la tarde (hasta el 22 de mayo al menos, para evitar elecciones) deberá ser muy razonada y llegar con garantías de que superará un envite en Westminster, porque «ni es segura ni automática», incidieron el presidentes francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, tras reunirse en París. Varadkar se entrevistará mañana con Angela Merkel, que ha decidido implicarse más directamente en el proceso ante el alto riesgo de un mal divorcio.

Siguiendo con la hipótesis que lo evitaría, la de la extensión larga, desde las capitales se subraya que los británicos estarán obligados a participar en las elecciones europeas, y de no hacerlo, si remotamente consiguieran de Bruselas nuevas conversaciones, el 'backstop' siempre será innegociable (lo que obligaría a seguir en la unión aduanera a todo el país), lo mismo que son innegociables sus compromisos presupuestarios -esos 39.000 millones de libras (45.708 millones de euros) que tiene pendientes hasta 2020- o el carácter indivisible de las cuarto libertades de movimiento fundamentales -ciudadanos, mercancías, servicios y capitales-.

Tusk, conciliador

A todo ello se refirió este martes Michel Barnier, negociador principal del 'brexit', durante una conferencia en la que también alertó de los riesgos de esperar un desenlace más allá del día 12 de este mes, el que marca el fin del 'brexit'. Traducido: «prolongar la incertidumbre» sin nada concreto sería contraproducente. Mucho más conciliador se expresó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Tras conocer el nuevo paso de May, emplazó a «ser pacientes» aunque «después de hoy aún no sepamos cuál va ser el resultado» del 'brexit'.

El Ejecutivo comunitario, en cualquier caso, ya ha comenzado a realizar movimientos de último recurso. Hoy, mañana y el viernes la institución que preside Juncker reforzará hacia el exterior la idea de que poco o nada se puede hacer ya por el acuerdo con comparecencias de los comisarios responsables y encuentros de carácter técnico con los periodistas.

Y, casualidad o no, la Comisión afeó al Gobierno británico que otorgue ayudas de Estado en forma de exenciones fiscales a ciertas multinacionales. Estas ayudas son ilegales según las normas de la UE por lo que Bruselas emplaza a recuperarlas solicitando su devolución a las empresas beneficiarias. «Mientras Reino Unido sea un Estado miembro tiene que cumplir con la legislación de la UE sobre competencia», le recordó.

Más información: