Juncker se ciñe al calendario del 'brexit'

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea./AFP
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. / AFP

El presidente de la Comisión Europea condiciona la prórroga corta que quiere May a que Westminster valide el acuerdo de divorcio antes del día 12

SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

Ni un solo desliz, ni una señal tenue que Londres pudiera leer en interés propio. Nada. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dejó claro este miércoles a Theresa May que el calendario y las condiciones acordadas por los Veintisiete en la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno no han cambiado.

Y eso, traducido, significa que el 12 de abril se mantiene como la fecha límite para que Reino Unido evite un divorcio sin acuerdo. Y que la pretendida nueva prórroga «lo más corta posible» que volverá a pedir la 'premier' británica no excederá en ningún caso del 22 de mayo y siempre estará supeditada a que mucho antes, en los próximos nueve días, la Cámara de los Comunes apruebe el Acuerdo de Retirada que ha tumbado ya en tres ocasiones.

LA CLAVE

Elecciones europeas.
Bruselas advierte que con una extensión más allá del 22 de mayo los británicos tendrán que votar

El veterano luxemburgués volvía así a poner 'puntos sobre íes' durante una comparecencia en la Eurocámara. Verbalizaba, en definitiva, la primera reacción de las instituciones europeas a la estrategia de último recurso que acaba de emprender la primera ministra: buscar el acuerdo transversal con los laboristas (asumiendo que su partido, el conservador, puede saltar en pedazos) para lograr una opción de mayoría que permita validar el gran pacto del divorcio. Es una de las tres salidas que desde hace tiempo se plantean desde Bruselas para superar el 'impasse' del 'brexit'; las otras: elecciones anticipadas, segundo referéndum o la suspensión del proceso.

Y aunque haya tardado, la mano tendida de May a su opositor Jeremy Corbyn (partidario de un 'brexit' blando y de la unión aduanera) ha abierto un resquicio a la esperanza. Juncker, en este sentido, expresó voluntarismo; su intención de «trabajar hasta el último momento para evitar un no acuerdo».

Pero hasta ahí. «La paciencia tiene un límite», ha repetido en varias ocasiones el último mes. Y ya se rebasa. De hecho, este miércoles todo su afán fue remarcar que la «fecha última» para que «una mayoría viable» en Westminster diga sí al plan de salida ordenada es el 12 de abril. «La Unión Europea debería también, en ese caso, aceptar una prórroga hasta el 22 de mayo». Pero sin ese desenlace «no será posible ninguna extensión».

Problemas

No, si no entra en la rueda de las elecciones europeas. Que Reino Unido continúe en el club sin implicarse en los comicios que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo «pondría en riesgo el funcionamiento de las elecciones y de la propia Unión». Así que la extensión más allá de mes y medio solo será posible con urnas para los británicos.

Y en ese punto, ha lanzado otro mensaje de simple precisión a la Cámara baja londinense: sin trato, no hay periodo de transición. A partir de ahí, la UE está hoy «más preparada para ese escenario». Y los problemas a los que se enfrentaría Reino Unido tras un 'brexit' a las bravas seguirían siendo los mismos: el movimiento de los ciudadanos, esos más de 40.000 millones de euros de la factura del divorcio, los compromisos financieros ya asumidos y, por supuesto, la solución para no traicionar los acuerdos de Viernes Santo y evitar la frontera física entre su provincia de Ulster y la República de Irlanda.

Dimite el secretario para el 'brexit'

El secretario de Estado que coordina los preparativos para salir de la Unión Europea sin acuerdo, Chris Heaton-Harris, ha presentado este miércoles su dimisión porque considera que no puede «aceptar más prórrogas» del Brexit ya que va en contra del mandato original del referéndum.

En una carta dirigida a la primera ministra, Theresa May, el diputado conservador ha asegurado que hubiera preferido dejar la UE con el acuerdo actual entre Londres y Bruselas, pero llegados a este punto no puede aceptar más prórrogas.

«Cada momento que buscamos una extensión al proceso disminuimos la fe en nuestro sistema político y en la buena gente de todos los partidos políticos», ha reflexionado en su nota de dimisión.

Heaton-Harris ha recalcado el trabajo de los integrantes del Ministerio del Brexit ya que «han movido montañas para preparar a nuestro país para dejar la UE sin acuerdo».

La salida de Heaton-Harris se suma a la del secretario de Estado para Gales, Nigel Adams, quien ha presentado este miércoles su dimisión a May porque considera «un grave error» que esta haya pedido ahora ayuda al líder laborista, Jeremy Corbyn, para intentar desbloquear el Brexit.

Más información