Andrea Fernández: «Mi juventud permitirá ofrecer otros puntos de vista en el Congreso»

La socialista leonesa Andrea Fernández, este lunes./Campillo
La socialista leonesa Andrea Fernández, este lunes. / Campillo

La diputada más joven que llega a Madrid desde Castilla y León, la socialista leonesa Andrea Fernández, asegura que acude con un lema aportado por su familia: «Me dice que aprenda, trabaje duro y mantenga los pies en el suelo»

J.C. | A.C.León

Risueña, serena, con un tono pausado y reflexivo, convencida y convincente, dispuesta a aprender con la misma templanza con la que ha recorrido el camino que la ha llevado hasta el punto actual: a sus 26 años, la socialista Andrea Fernández Benéitez (Valencia de Don Juan, León) será la diputada más joven del Congreso procedente de Castilla y León en la próxima legislatura.

Reconoce que, materializado el nuevo escenario que se le presenta, el mejor consejo le ha llegado desde su círculo más próximo, el de su familia. «Me piden que aprenda, que trabaje duro y que mantenga los pies en el suelo», sentencia.

Y de ese camino no se separará ni un solo milímetro. Ha costado llegar y el valor del trabajo realizado servirá, afirma, para mantener el mismo objetivo desde el primer día hasta el último: trabajar por León.

Su elección estuvo acompañada de «ilusión y esperanza. Hasta que no se confirmó no lo tuvimos claro, hubo muchos nervios, sentimientos y emociones encontradas».

Abogada, actualmente al frente la Secretaría de Igualdad del PSOE leonés, Andrea Fernández reconoce que ser diputada nacional es «ver cumplido el sueño de mi vida, porque tengo vocación política desde niña y he fantaseado con esa idea como máxima aspiración. Es algo maravilloso, un reto muy grande».

La voz de la gente joven

Y a Madrid, sentencia, llevará la voz de su generación: «Me gustaría ser la voz de la gente joven que se ha quedado sin oportunidades a consecuencia de la crisis. He vivido esa situación en la que acabamos de estudiar y nos enfrentamos a un mercado laboral destrozado, sin oportunidades, con contratos precarios. Me gustaría reivindicar el papel de la juventud y sobre todo el de la que como yo apuesta por quedarse en León, que deseo tener un proyecto de vida aquí, reivindicar como jóvenes unas anidad justa, servicios sociales, educación... voz de los jóvenes del medio rural en el Congreso«.

Su juventud, recuerda, no es un impedimento. Todo lo contrato, un punto a favor, un elemento de revitalización que servirá al partido al que representa y a la institución en la que le representa.

Lo afirma y lo remarca, incluso con contundencia: «Creo que la juventud juega a favor. El Congreso es una institución pública donde tienen que estar representados todo los sectores de la sociedad. Creo que siendo joven y una sin experiencia política le aporta un plus al Congreso, lo enriquece, le ofrece otros puntos de vista y otras voces. Va a jugar a favor, mi situación va a ser excepcional porque soy muy joven, mujer y del medio rural, ofrezco un perfil interesante para el Congreso«.

Arropada por su familia Andrea llega al hemiciclo con una voluntad de «dedicación plena» y con referentes como José Luis Rodríguez Zapatero, Carmen Chacón, Pedro Zerolo y Ander Gil como 'descubrimiento' más reciente.