Las grandes capitales alemanas dan su confianza a los ecologistas

Votantes de la CDU celebran la victoria que les otorgan los sondeos./EFE
Votantes de la CDU celebran la victoria que les otorgan los sondeos. / EFE

Las elecciones europeas coronan a Salvini como líder del Gobierno italiano

JUAN CARLOS BARRENA y DARIO MENORCorresponsal. Berlín

Para el cabeza de lista de Los Verdes, Sven Siegold, se trató de un 'Sunday for Future', un domingo para el futuro, en alusión a los 'Friday for Future', los viernes por el futuro que desde hace meses reúnen a decenas de miles de escolares en toda Europa para reclamar medidas contra el cambio climático. No le faltaba razón. Fueron sobre todo los jóvenes, los primeros votantes, los que dieron un giro total a los resultados de los comicios europeos en Alemania, donde las dos formaciones tradicionales, cristianodemócratas y socialdemócratas, sufrieron pérdidas considerables mientras el partido ecologista se convertía en la segunda fuerza política del país. Y la primera en todas las grandes capitales. En Hamburgo, Stuttgart, Múnich, Fráncfort, Colonia, Stuttgart, Leipzig y Berlín Los Verdes arrasaron. En la capital alemana superaron el 30% y se impusieron incluso en los barrios más conservadores, con ventajas de seis y siete puntos sobre la Unión Cristianodemócrata de la canciller federal, Angela Merkel.

El 20,5% de votos cosechado por Los Verdes en las europeas es su mejor resultado histórico a nivel nacional y duplica el obtenido hace cinco años en los mismos comicios. Los análisis revelan que arrebataron 1,2 millones de votos a los socialdemócratas y 600.000 al partido de La Izquierda. Pero también más de un millón a los conservadores y otro medio millón a los liberales.

Los Verdes han logrado acabar con el viejo esquema político de izquierda y derecha. Su política y sus metas nada tienen que ver con esos planteamientos tradicionales y sus votantes son trabajadores, pensionistas o intelectuales, gente de ingresos modestos o personas adineradas, y cada vez más jóvenes, pero todos ellos con conciencia ecológica y una gran preocupación por el futuro de nuestro planeta. Y la tendencia al alza de la formación ecologista parece imparable en Alemania. En las regionales de Baviera el pasado septiembre sumaron un 17,5% y poco después en Hesse, un 19,5%.

Y además, los resultados del domingo los sitúan ya entre los grandes, a la vista del decepcionante 28% alcanzado por la Unión conservadora y el paupérrimo 15,5% de los socialdemócratas. Los Verdes crecen además allá donde los dos grandes partidos tradicionales lo tienen más difícil, en el este del país, en la región donde parecen haberse hecho fuertes los populistas de la Alternativa para Alemania, cuyos resultados este domingo tampoco trajeron el triunfo esperado.

El éxito de Los Verdes es mas apreciable aún entre aquellos ciudadanos a los que CDU/CSU y SPD no alcanzan ya con discursos obsoletos y mensajes desfasados. El 34% de los jóvenes de 18 a 25 años dio su voto a Los Verdes en las europeas. Pero la causa decisiva para el triunfo ecologista es su apuesta por los temas sociales y el hecho de que sus temas originales, el cambio climático y la destrucción de la naturaleza, son más actuales que nunca, aunque los líderes ecologistas son conscientes de que su fortaleza en estos momentos se debe en gran parte a la debilidad de sus rivales.

Salvini se confirma como hombre fuerte

Las elecciones europeas del domingo dieron la vuelta a la relación de fuerzas en la coalición de Gobierno en Italia entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) un año después de que el pacto echara a andar. Los comicios dejan a Matteo Salvini como gran triunfador al alcanzar el 34,3% de los votos, un resultado histórico que le permite plantear una peligrosa disyuntiva para su aliado: o acepta que la iniciativa política en el Ejecutivo la lleve a partir de ahora la Liga o a los italianos les tocará acudir de nuevo a las urnas. La formación ultraderechista dobló el porcentaje logrado en 2018, cuando consiguió un 17,4%.

Para el M5E, que se quedó en un 17,1% después de alcanzar en las legislativas del año pasado el 32%, las europeas representan una abrumadora derrota. Su líder, Luigi di Maio, ha visto cómo Salvini le comía el terreno en la coalición de Gobierno al tiempo que le abandonaba una parte del electorado de izquierdas.

Algunos de esos votantes han regresado al Partido Democrático (PD), que supera al M5E como segunda formación más votada y alcanza un 22,7%. Es un buen resultado que muestra un cambio de ciclo después de las continuas derrotas de la etapa final del ex primer ministro Matteo Renzi y refleja la cierta ilusión que despierta el nuevo secretario general del PD, Nicola Zingaretti.

La cuarta posición fue para Forza Italia (FI), la marca electoral de Silvio Berlusconi, que sigue caminando hacia la irrelevancia al quedarse en el 8,8%, más de cinco puntos por debajo del dato del año pasado. En los discretos resultados de FI pesó el hecho de contar con un líder octogenario y en horas bajas que apenas pudo participar en la campaña electoral por tener que someterse a una operación. Por detrás de FI quedó la formación ultraderechista Hermanos de Italia con el 6,5%, dos puntos más que en 2018, cuya candidata, Giorgia Melloni, se apresuró a ofrecerse a Salvini como socia para crear una alianza de gobierno conservadora en el país.

En su celebración de la victoria durante la madrugada electoral, el líder de la Liga garantizó que no pedirá más cargos o ministerios en el Ejecutivo a los «amigos» del M5E, aunque sí una aceleración en el cumplimiento de algunas de las grandes promesas electorales de su partido, como la puesta en marcha de una tasa impositiva única para todos los contribuyentes o la conclusión de las obras de la línea ferroviaria de alta velocidad que unirá Turín y Lyon.

Salvini volvió a besar un rosario durante su comparecencia, en la que subrayó que la Liga y el M5E, considerados de forma conjunta, siguen por encima del 50% de los votos, aunque es su partido el que lleva ahora la voz cantante.