Las eléctricas encallan para acordar el futuro de la nuclear de Almaraz

Central nuclear de Almaraz (Cáceres)./EFE
Central nuclear de Almaraz (Cáceres). / EFE

La negociación fracasa a doce días de que expire el plazo para solicitar la prórroga de vida útil por las diferencias de Endesa, Iberdrola y Naturgy

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las tres compañías que comparten la propiedad de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) tampoco llegaron este martes a un acuerdo para solicitar al Gobierno la prórroga de su actividad. Lo tienen que hacer antes del próximo día 31 y por unanimidad. Pero las discrepancias entre Iberdrola (que tiene un 53% del accionariado), Endesa (con un 36%) y Naturgy (con el 11% restante) volvieron a ponerse de manifiesto en la segunda reunión que han mantenido en la última semana.

Los representantes de las tres energéticas acudieron a la junta de propietarios de Almaraz tras firmar recientemente un protocolo con Enresa (la sociedad pública encargada de la gestión de los residuos nucleares) en el que se establecía un calendario ordenado de cierres desde 2027, cuando lo haría el primer reactor de esa planta, hasta 2035, con el de Trillo (Guadalajara).

En el caso de la nuclear extremeña -la que se somete a esta renovación de actividad al ser la primera que cumple los plazos vigentes-, ese acuerdo marcaba que sus propietarias solicitarían al Ejecutivo una ampliación de 7,4 años. Aunque en este punto también existían diferencias entre Endesa, que optaba por un tiempo algo más amplio, e Iberdrola y Naturgy, partidarias de no extenderlo.

En la reunión del pasado día 12, el choque surgió en esa cuestión. Pero también en la propuesta realizada por Iberdrola y Naturgy de condicionar la petición de ampliación de la actividad a que no se dispare la cuantía de las inversiones que tengan que realizar estas compañías propietarias en la central durante los próximos años, según apuntan fuentes cercanas a la negociación. Endesa se opone a incluir esa hipótesis al considerar que no se debe incorporar ningún requisito adicional que limite el futuro del negocio.

El resto del parque

Ante el bloqueo de las conversaciones a tres bandas, tendrá que ser la próxima semana cuando las firmas eléctricas vuelvan a sentarse para decidir qué hacer con el negocio de Almaraz, aunque desde el Gobierno confían en que lleguen a un pacto antes de que venza el plazo.

El problema es que se puede repetir esta misma situación cuando se aproximen las fechas legales para solicitar una posible prórroga de actividad en el resto de centrales donde también comparten accionariado de diversa consideración: Vandellós II (Tarragona), cuya propiedad es de Endesa (en un 72%) e Iberdrola (28%); Ascó II (con un 85% para Endesa y un 15% para Iberdrola); y Trillo (48% de Iberdrola, 34,5% de Naturgy, 15,5% de EDP y 2% de Nuclenor. Cofrentes es 100% Iberdrola y Ascó I, de Endesa.