Sarri aclara que el Chelsea «no quiere matar» a Kepa

Sarri, Zola y Caballero hablan con el árbitro Jon Moss mientras Kepa sigue en el campo sin mirar a la escena /EP
Sarri, Zola y Caballero hablan con el árbitro Jon Moss mientras Kepa sigue en el campo sin mirar a la escena / EP

El portero vasco, sancionado con una semana de sueldo (en torno a 220.000 euros) tras asumir su error y pedir perdón, apunta a la titularidad ante un Stamford Bridge que juzgará su indisciplina

COLPISA/AFPLondres

Maurizio Sarri, entrenador del Chelsea, aseguró, en la rueda de prensa previa al partido con el Tottenham en Stamford Bridge, que su club no quiere «matar» a Kepa Arrizabalaga, quien se negó el domingo a abandonar el terreno de juego a petición del técnico italiano en la final de la Copa de la Liga, lo que provocó su enfado. «Hablé con el portero, con Kepa, por supuesto. Después, hablamos todos juntos (en la ciudad deportiva del club, en Cobham). Él se disculpó ante todo el cuerpo técnico, pero eso no era suficiente. Se disculpó ante sus compañeros (primero ante Willy Caballero, al que ninguneó), ante el club. Creo que cometió un gran error, pero tenemos que ser más grandes. No queremos matarlo», declaró Sarri en conferencia de prensa.

El italiano no negó que el meta internacional español «cometió un error, un gran error. Hay unas consecuencias. Si la consecuencia es que él juegue, él debe estar preparado para jugar. Si la consecuencia es el banco, debe estar preparado para ir al banco», añadió el técnico, que aún no ha decidido si el portero más caro del mundo (80 millones de euros) será titular el miércoles en el choque de la 28ª jornada de la Premier ante el Tottenham.

«Aprenderé de este episodio y aceptaré cualquier castigo o disciplina que el club decida que es apropiado» KEPA

«Debo decidir, quizá sí, quizá no. Será una decisión por el grupo. Por todos los jugadores», explicó Sarri sobre el arquero procedente del Athletic, fichado el pasado verano previo pago de la cláusula de rescisión. «Quiero enviar un mensaje a mi grupo. El mensaje podría ser: Kepa está sobre el césped o Kepa no está sobre el césped. Debo decidir lo que es mejor para mi grupo», confesó el exentrenador del Nápoles.

En principio, y tras la charla del cuerpo técnico con los capitanes y el propio Kepa parece que Arrizabalaga, tras asumir de manera clara su error no como en un primer momento con un comunicado redactado en las redes sociales de manera artesanal en caliente y con algún error gramatical, mantendrá su puesto en el once. «Aprenderé de este episodio y aceptaré cualquier castigo o disciplina que el club decida que es apropiado», zanjó en un texto lanzado a medianoche por el club.

«Hacer un Kepa», temor en Inglaterra

«Fue un episodio asombroso, sin precedentes», escribía este lunes Henry Winter en 'The Times'. «El portero más caro del mundo –el club británico pagó 80 millones de euros al Athletic– debe ser castigado por su club. No sólo para que el Chelsea retenga algo de orgullo y la apariencia de orden, sino por el bien general del juego. No debe permitirse que se repita tal sedición, 'hacer un Kepa', como se conocerá a partir de ahora. Entrenadores de base y maestros de escuela temerán que sea copiado».

'The Sun' buceaba en las redes sociales para afirmar en un titular de sus páginas de Deportes que «los hinchas del Chelsea quieren que el club venda a Kepa». Aunque el entrenador del equipo, Maurizio Sarri, y el exportero del Athletic intentaron quitar hierro al incidente, los medios no creen que se puede justificar como un malentendido.

«El motín de Kepa es emblemático del barco de Sarri, que se hunde», escribía Barney Ronay en 'The Guardian'. «Y entonces entró Kepa en escena», prosigue su crónica. «El vestuario del Chelsea ha sido descrito como tóxico, un lugar en el que se avergüenza a los entrenadores, a los que se colocan cepos para ratas. Esto fue suave en comparación. Arrizabalaga diciendo al entrenador que le deje en paz como si fuese un pesado tío suyo».

El veredicto de Alan Shearer, exgoleador internacional y ahora comentarista en la BBC, fue simple: «Kepa ha desautorizado a Sarri».

Eso sí, fue multado por su club con una semana de salario por desafiar a Maurizio Sarri y negarse a ser sustituido durante la final de la Copa de la Liga, el domingo. Sarri enfureció cuando Kepa se negó a ser sustituido tras ser atendido por los servicios médicos por un problema muscular a tres minutos del final de la prórroga. La multa, de cerca de 220.000 euros, según la prensa inglesa, será destinada a la fundación del club, precisó el Chelsea, que perdió la final en los penaltis (por 4-3) ante el Manchester City. Ahora está por ver cómo responde la afición del Chelsea a todo lo sucedido. Por el momento el club pide apoyo positivo y que no haya cánticos antisemitistas frente a los Spurs. Veremos si los hay contra Kepa...