Primera etapa

Golpe encima de la mesa de Roglic para comenzar el Giro

Primoz Roglic, durante la etapa./Afp
Primoz Roglic, durante la etapa. / Afp

El esloveno se impuso en la contrarreloj inicial por delante de otros favoritos como Simon Yates, Vincenzo Nibali, Tom Dumoulin o Miguel Ángel López y con Mikel Landa muy descolgado

COLPISA / AFPBolonia

El esloveno Primoz Roglic (Jumbo) lucirá la primera maglia rosa del 102º Giro de Italia tras ganar, este sábado en Bolonia, la contrarreloj inaugural de la carrera.

Roglic batió por 19 segundos al británico Simon Yates y por 23 al italiano Vincenzo Nibali, en un recorrido de 8 kilómetros con final en el Santuario de San Luca.

El colombiano Miguel Ángel López fue cuarto, a 28 segundos, y con el mismo tiempo finalizó el holandés Tom Dumoulin, ganador del Giro en 2017.

Entre los favoritos uno de los más decepcionantes fue el español Mikel Landa, que se dejó más de un minuto.

La mayor parte de los favoritos al triunfo final decidió salir en la primera hora, para evitar un posible deterioro de las condiciones meteorológicas. De los grandes nombres, únicamente Yates se mantuvo fiel a la tradición de salir al final de la etapa.

Roglic completó los 8 kilómetros, que concluyeron con un ascenso a San Luca, en 12 minutos y 54 segundos. Logró su ventaja en la parte llana, en las arterias de Bolonia, teniendo 11 segundos de ventaja sobre Dumoulin en el punto intermedio. Continuó ampliando su renta en la rampa de San Luca (2,1 km al 9,7%), sostenido por la locura de los 'tifosi'.

El esloveno de 29 años logró la trigésima victoria de su carrera, octava en contrarreloj. Esta temporada ha ganado las tres carreras por etapas que figuraban en su calendario previo al Giro: Vuelta a Emiratos Árabes, Tirreno-Adriático y Vuelta a Romandía.

Antiguo saltador de esquí, participa por segunda vez en el Giro. En 2016, en su debut, rozó su primera maglia rosa pero perdió por pocas centésimas de segundo la primera crono frente a Dumoulin.

El domingo la segunda etapa unirá Bolonia con Fucecchio, un recorrido de 205 kilómetros. El final, en las pequeñas colinas de La Toscana, parece ideal para los hombres explosivos del pelotón.

Más información