Trail

Pablo Villa: «Ganar en Chamonix es lo más, el sueño de cualquier corredor de trail»

Pablo Villa: «Ganar en Chamonix es lo más, el sueño de cualquier corredor de trail»

El atleta leonés, horas después de ganar la TDS del Ultra Trail Mont Blanc, está «asimilando» este gran éxito en tierras francesas y sopesa regresar el año próximo en la distancia de 100 millas

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Un gran éxito, prácticamente tocar la cima como atleta de trail. Pablo Villa tocó el cielo de las carreras de montaña este miércoles al vencer en la prueba TDS del Ultra Trail Mont Blanc, la más prestigiosa de este deporte.

Después de más de 18 horas de sufrimiento extremo, recorriendo más de 145 kilómetros y 9.100 metros de desnivel, el bañezano entró en primera posición: «Ha sido la guinda al pastel. Este año hemos hecho una preparación muy buena, me encontraba en un momento genial y nos ha salido la carrera perfecta».

Villa alzó los brazos y celebró la victoria este miércoles, en torno a las 22:00 horas.«Hasta pocos metros antes de la meta, no eres consciente de que ganas. Cuando entras en Chamonix, ya de noche, y ves que no necesitas el frontal, empiezas a disfrutar», explica.

Aún así, esa sensación es «efímera», afirma el leonés, que sintió«una gran alegría». «Dura cinco segundos y cuesta muchísimo lograrlo», señala el bañezano que, considera, es la victoria más importante de su vida. «Para cualquier corredor de ultratrail, llegar primero en Chamonix es lo más. Es algo brutal», afirma el bañezano, que considera que «hice una gran carrera, me encontré fenomenal, dominé de principio a fin y nunca me vi desbordado».

«La cabeza es quien pone el límite»

El bañezano explica que la clave es manejar tanto lo físico como lo mental. «Hoy estoy destrozado, porque hice 18 horas a tope, deshidratado, con un desgaste muscular tremendo», afirma Villa que, pese a todo, destaca «el poder de la mente»: «Nunca tuve dudas y es la cabeza quien pone el límite, el cuerpo siempre da un poco más».

En carrera, Pablo Villa destaca que «las 18 horas se nos pasan volando». «Entre decidir cuando aumentar o disminuir el ritmo, qué trazada tomar, recordar cuándo comer y beber, guardar o sacar los bastones... no tienes tiempo para pensar. Sólo cuando había un momento complicado, pensaba en momentos bonitos, positivos», recuerda.

Ahora, Pablo Villa piensa en descansar porque «este era el gran objetivo del año», aunque todavía tendrá dos pruebas de la Copa del Mundo y la final, en Limognes (Francia) antes de valorar qué calendario realizar en 2020 con el reto de participar y debutar en la prueba más larga del Ultra Trail Mont Blanc: las 100 millas.